Domingo, Diciembre 17, 2017
Noticias Mostrando articulos por etiqueta: pasion
Jueves, 31 de Mayo de 2012 14:39

Cuando se acaba la pasión.

En ocasiones puede ser bastante complicado para uno o ambos miembros de la pareja aceptar que el amor y la pasión en su relación se han terminado.

De hecho, en un gran número de casos, lo que ocurre es que los sentimientos positivos van apagándose gradualmente y la persona, o la pareja, no llegan a ser conscientes de inmediato del desgaste y paulatino deterioro de su amor.

No es siempre el miembro de la pareja que primero se percata de este hecho quien toma la iniciativa para poner fin a la relación. A veces, simplemente calla, aguanta y quizás desea que algo ajeno a la relación influya positivamente en ésta y mejore.

Tal vez la realidad es tan dura que la tentación es evadirse y fingir que la situación de la pareja es estupenda. Proceso que, en cualquier caso, suele producirse de forma inconsciente.

En las relaciones de pareja existen diversos factores que influyen y que pueden dificultar que las señales del deterioro sean suficientemente claras.

Pueden mezclarse con el deseo de que "nada cambie". No obstante, suele haber indicios inequívocos que muestran a la persona (o a la pareja) que es tiempo de concluir la relación.

Con demasiada frecuencia, lo más sencillo es sucumbir a la inercia, alargando la relación de manera artificial, más que admitir que es probable que la relación lleve un tiempo moribunda.

A veces es el apego lo que puede confundir los sentimientos. Hay gente que lo confunde con el amor. No obstante, el apego tiene más que ver con la fuerza del hábito o la costumbre que con la emoción amorosa.

Implica un cierto grado de dependencia, que a veces contribuye a la creación de relaciones de amor-odio.

No podemos olvidarnos del miedo. Es bastante común encontrar a personas que por temor a nuevas situaciones prefieren mantener relaciones que son dañinas, destructivas o, por lo menos, poco edificantes y nada prometedoras. Se agarran a un clavo ardiendo a ellas.

Se olvidan de que por muy triste que parezca cerrar una puerta, ello les ofrecerá la oportunidad de abrir otra nueva. Con la ruptura surge la posibilidad de que, en un tiempo, otra relación pueda surgir, y, quizás, ofrecer mayores garantías de satisfacción y concordia. También hay quienes rehúsan terminar una relación de pareja por miedo al "qué dirán". Dan más importancia a la crítica social que a su estado de insatisfacción e infelicidad.

En muchas ocasiones hemos sido testigos de lo que puede parecer una ruptura bastante traumática. Alguno o ambos miembros de la pareja sienten que no podrán vivir sin el otro, que el futuro no tiene alicientes ya para ellos. Lo curioso es que, a veces, al poco tiempo ya cuentan con una nueva pareja y pareciera que llevan con ésta toda la vida. Por experiencia, sabemos que hay personas para quienes parece más importante aferrarse más a la idea de contar con una relación de pareja que a una persona en concreto. Es decir, lo que desean es tener una pareja y les importa menos quién es ésta.

En cualquiera de los casos, al final, lo importante es tener capacidad de autocrítica, ser honestos y valientes para realizar una evaluación lo más objetiva posible del estado de nuestra relación y de nuestros niveles de satisfacción. Llegados a un cierto punto, si nuestra relación sentimental no es lo suficientemente positiva, han de tomarse decisiones. Ya sean para mejorarla o para marcar el final de la misma.

Es verdad que hay parejas que se aferran a una relación tormentosa y poco viable, pero también hay otras que dicen "hasta aquí" con demasiada facilidad o muy pronto y eso tampoco es positivo. El secreto está en saber encontrar el punto justo.

¿Te cuesta terminar una relación o no te lo piensas demasiado? ¿Sueles ser tú quién da por terminada tus relaciones de pareja? ¿Cuál es tu experiencia al respecto? 

Por M. PÉREZ, J. J. BORRÁS Y X. ZUBIETA (SOITU.ES) 

Informacion adicional

Publicado en Salud Sexual

Ser una Diosa del Sexo consiste en ser como eres, en quererte, en demostrar que te sientes bien contigo misma, en cuidarte no con grandes accesorios ni cremas, simplemente cuidarte con lo que tienes. Ser una Diosa del Sexo se trata de quererte. Domina primero tu autoestima y luego podrás dominar a quien quieras en la cama y fuera de ella.

Estos son los diez tips recopilados por De10.

1. ¡Relájate! ¿Esperabas otro consejo? Habrá otros, pero más adelante, lo primero que tienes que hacer es respirar y tomarte el tiempo para sentirte bien contigo misma, dejando de lado, sólo por esta noche, los traumas que te atacan a diario. Pon una sonrisa en tu cara y muéstrale a tu pareja que te hace sentir bien y que quieres hacerlo sentir bien.

¿Cómo lograrlo? Tienes que empezar a cambiar tu vida, tomar el control sobre ella, sentirte deseada, tener confianza y ser permisiva. Date permiso a ti misma de disfrutar el momento, porque es eso, sólo un momento.

2. Sencillez y naturalidad. Esos dos conceptos son la base para ser una diosa, pues una mujer que se siente bien con ella misma para poder escuchar a los demás y ponerles atención, siempre lucirá atractiva. Esto a diferencia de una fémina neurótica que siempre está preocupada por lo que los demás piensan de ella, haciendo que los otros lo noten y se cree una atmósfera de tensión. Recuerda siempre que una Diosa del Sexo, en cualquier situación, dentro o fuera de la cama, se muestra como es, fresca, natural, tranquila, relajada y segura.

3. Quiérete y ¡demuéstralo! ¿Cómo? Identificada cada una de tus fortalezas, tanto físicas como intelectuales y resáltalas, mientras tratas de analizar tus debilidades, no para sentirte mal, sino para modificarlas y darles un lado positivo.

4. Vístete para ti. La frase "de la moda lo que te acomoda" es sabía. No por tratar de estar en lo más actual, utilices prendas que bajen tu autoestima si no te quedan bien; el chiste es tener estilo. Y el estilo no es vestirse a la moda, es saber utilizar la ropa a nuestro favor, que nos ayude a destacar lo mejor de nuestro cuerpo y a disimular lo que nos incomoda.

5. Cuida también tu imagen, busca un corte de cabello con el que te sientas a gusto y que destaque los rasgos de tu cara. Pídele ayuda a tu estilista, diciendo las partes de tu cara que quieres que resalten, pero no dejes que él decida, recuerda que es tú cabello.

6. El maquillaje también es un tema importante, más cuando las "plastas" no son nada atractivas. Lo natural siempre será lo de "hoy". Opta por polvo traslúcido, máscara de pestañas y un brillo para hacer que resalten tus labios.

7. ¡Disfruta! Disfruta de tu cuerpo, es tuyo y lo tienes que querer, si hay algo en él que no te guste y puedas cambiar, hazlo y no te quejes, actúa. Verás que cuando empieces a querer a tu cuerpo reflejaras ese sentimiento. La actitud es indispensable para estar bien contigo y con los demás.

8. Sé clara. Algo que siempre debes tener en la mente es: ¿qué quieres y cómo lo quieres? Sigue esas reglas contigo misma y otros las empezarán a seguirte. Lo mismo debes hacer en la cama, habla con tu pareja y sé clara en lo que quieres, no se trata de ir adivinado, sino de comunicarse para saber que es lo que a los dos les gustaría vivir. De esta manera, le das opción a tu pareja de sentirse más seguro respecto a lo que te hace y tú sabrás perfecto qué es lo que lo vuelve loco.

9. Usa tu sensualidad. Dicen que las mujeres tienen el arma de la sensualidad, así que ¡utilízala! No le des tiempo a tu pareja de aburrirse, sorpréndelo provocándolo cuando menos lo espere. No hay necesidad de ser agresiva, sólo usa tu imaginación.

10. Sé aventurera. Una de los mejores tips para tener una buena vida sexual es ser arriesgado, sal de la rutina y practica esas cosas que te llaman la atención, pero que no hacías por "pena" o por miedo. Ponte a investigar y sugiérele a tu pareja nuevas poses, nuevas técnicas, nuevas "rutinas". Siempre mantén en tu mente que estás teniendo sexo para complacerte a ti y no a nadie más. No digamos que seas egoísta, pensando en esto, automáticamente empezarás a disfrutar y a hacer que tu pareja disfrute de tu seguridad.

Publicado por lapatilla.com

Informacion adicional

Publicado en Erotismo
Jueves, 09 de Febrero de 2012 13:57

Ecosex: cuida el planeta con pasión

Proteger el medioambiente es una actitud, una manera de vivir. Si eres una mujer con conciencia ecológica y te preocupa la salud del planeta que heredarán tus hijos, tenemos una nueva propuesta para ti: ¡aprende a cuidar el medioambiente también en el amor! Toma nota de estas ideas y marca la diferencia.

1. Ahorra energía. Ahorra energía mientras tienen relaciones sexuales. Greenpeace propone que tener sexo en penumbras permite aprovechar y desarrollar más otros sentidos, como el tacto y el oído. Dale un toque más romántico y utiliza velas, eso sí, siempre y cuando estén hechas con cera de abeja y parafina ecológica y no a base de petróleo o grasa animal.

2. Afrodisíacos orgánicos. El mango, el aguacate, las almendras, los frutos rojos, el chocolate… son algunos de los alimentos que potencian la pasión. Sácales partido, siempre y cuando hayan sido cultivados en forma orgánica, sin conservantes ni agroquímicos.

3. Aceites biodegradables. A la hora del baño, asegúrate de que tus jabones y aceites esenciales sean biodegradables y de procedencia natural. No sólo no contaminarán, sino que además dejará tu piel aun más sexy.

4. Protégete. No utilices productos que pueden ser dañinos para tu salud. Olvídate de la lycra, las fibras artificiales, el látex y derivados cuya descomposición demora décadas. Hazte una especialista en lencería ciento por ciento de algodón.

5. ¿Y los juguetes sexuales? Los sex toys suelen estar fabricados con policloruro de vinilo, un material que genera algunos de los químicos más tóxicos que existen en el planeta: las dioxinas y furanos. No sólo pueden traer consecuencias para tu organismo, sino que son muy contaminantes. Diviértete en la cama con frutas y vegetales que pueden ofrecerte los mismos resultados.

6. Sexo en la ducha. Un baño de a dos puede ser muy excitante. Usa el agua de manera inteligente, sácale partido a tu conciencia ecológica y disfruta.

7. Geles para el placer. Una buena fórmula de una persona ecofriendly es no dejar entrar en el cuerpo lo que no quisieras que entre en el medioambiente. Los lubricantes y geles íntimos elaborados artificialmente en laboratorios contienen sustancias químicas y siliconas. Las cremas naturales y la saliva son más eficaces y ecológicas.

8. El preservativo. El preservativo es el instrumento de protección más eficaz, el único que previene contra el contagio de enfermedades de transmisión sexual, pero también el más contaminante. Por eso, el tema es cómo desecharlo. Nunca lo arrojes al inodoro. La mejor alternativa es arrojarlo al cesto de la basura dedicado a los plásticos.

Informacion adicional

Publicado en Tendencia Sexual
Jueves, 12 de Enero de 2012 16:38

¿Cómo recuperar la pasión?

La estabilidad lleva a la rutina y se pierde el erotismo. Los consejos para que regrese.

Una y otra vez escucho en la consulta que el matrimonio mata la pasión. ¿Qué sucede? En una relación estable o con una pareja comprometida buscamos sentir seguridad, estabilidad y continuidad. Buscamos sentirnos anclados. Pero la pasión, lejos de nutrirse de la estabilidad, lo hace de lo desconocido, lo novedoso, de la sorpresa e incluso de la inseguridad.

Gran paradoja: mientras que el amor surge en un ambiente de reciprocidad, de protección y de mutualidad, son estos mismos elementos los que pueden inhibir el deseo. Tal como dice Esther Perel, el amor y el deseo, son dos necesidades fundamentalmente distintas. El deseo está alimentado por lo desconocido y lo desconocido nos da un poco de ansiedad. Esa ansiedad no la queremos en el mismo lugar donde queremos paz y estabilidad. Estamos dispuestos a tenerla fuera de la pareja o al principio de la relación, pero no en la pareja comprometida. Parte de lo que anula el deseo es la desunión, que existe en una misma persona, entre el erotismo y lo rutinario.

Creo que el gran desafío es poder conciliar estos aspectos. Para ello es importante no confundir la intimidad, con control y fusión. El deseo para poder mantenerse, necesita espacio, asi como el fuego necesita aire y muchas parejas hoy no se dejan suficiente aire el uno al otro, no respetan las individualidades.

Cuando le pregunto a mis pacientes cuándo sienten atracción hacia sus parejas, me dicen: "Cuando toca su instrumento musical", "cuando veo como la miran en una fiesta" "cuando lo miro jugando al tenis". Es claro que el deseo aparece cuando vemos al otro con distancia, esta persona que nos es tan familiar de repente nos resulta un desconocido. El deseo se alimenta por curiosidad, anticipación e imaginación.

Algunas de las tantas preguntas que me hacen en la consulta:

Alejandra, 36 años: toda mi rutina sexual cambió con la llegada de mis hijos.

Con los hijos todo puede empeorar, porque ellos reciben toda nuestra energía. Por eso hay que saber tomarse un tiempo para estar solos de vez en cuando, no ver la tele y charlar, salir, ir a bailar, o irse lejos un fin de semana largo, o bien cerrar la puerta de la habitación. Lo importante es darse cuenta de que el sexo no es obligatorio, sino que se puede estar el uno con el otro sin hablar de tareas ni de responsabilidades.

Marina, 32 años: Trabajo mucho y ya no tengo ganas de hacer el amor, ¿cómo puedo reconectarme con mi pareja y que no me deje por otra?

Creo que lo primero es cambiar esa afirmación de tu cabeza. En lugar de decir: "Yo no tengo ganas", preguntate: "¿Qué podría hacer para sentirme más sexy y sexual?, ¿qué me ayudaría para llegar a un estado de deseo?". Podría ser tomar algo o darte un baño, caminar un rato, descansar, escuchar música, leer algo erótico o recordar momentos eróticos. Lo importante es entrar en un ánimo más relajado en el que puedas reconectarte con tu erotismo. Además, te sugiero hablarlo con tu pareja, y pedile que te ayude a reavivar el deseo. Se sentirá incluido e importante, y no rechazado. Además, sabrá que vos también extrañas el sexo.

Quejarse del aburrimiento sexual es fácil y habitual. Alimentar al erotismo en una relación estable, es un acto de valiente desafío.

Lic. Diana M. Resnicoff

Psicóloga clínica. Sexóloga clínica

TE: (54-11)4831-2910

E-mail: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Página Web: www.e-sexualidad.com

Informacion adicional

Publicado en Tendencia Sexual
Domingo, 08 de Enero de 2012 12:54

Secretos del sexo... Así que lea y decida.

¿ Es verdad que la copulación es el único objetivo de todo cuanto hace el Homo sapiens? Mire usted, la gente no necesariamente tiene que compartir el entusiasmo de los que escriben ciertas cosas, de hecho, como ser pensante usted tiene el derecho a ponderar los puntos de vista y llega a sus propias conclusiones. Así que lea y decida.

Los animales restringen su actividad sexual a etapas bien definidas. Durante la época de apareamiento son muy activos, pero el resto del tiempo no tienen actividad sexual alguna. Su nivel hormonal disminuye, dejan de producir óvulos o espermatozoides, e incluso pierden los colores brillantes del pelo y las plumas y anulan otros signos tangibles utilizados para el cortejo.

Los seres humanos, en contraste, no tienen una época definida para aparearse. Están preparados para realizar la actividad sexual en cualquier época del año. Tampoco cambian su apariencia de una estación a otra, aunque la primavera parece promover el atractivo entre los sexos.

De hecho, se pueden señalar varias diferencias puntuales entre la sexualidad humana y animal:

Los animales no practican un ritual tan prolongado como el de los seres humanos para hacerse de una pareja.

Existen muchos pasos desde el encuentro inicial de un hombre y una mujer hasta el momento culminante de la relación sexual. O sea que el cortejo en sí mismo es más extenso en los humanos que en los animales.

La seducción es típica de la especie humana.

A diferencia de otras hembras, la mujer tiene la capacidad de experimentar un intenso climax orgásmico durante la relación sexual.

La mujer siempre está apta para la relación sexual, sin importar si está o no en condiciones de ser fertilizada.

Este hecho biológico significa que cerca de 90 por ciento de la actividad sexual femenina no está relacionada directamente con la procreación.

Otra diferencia: el periodo ovulatorio de la mujer permanece oculto. Por lo tanto, ella está preparada para tener relaciones sexuales en cualquier momento, incluso llega al punto de no hacer explícito el periodo en que puede concebir. Otros primates exhiben señales físicas claras y visibles en el momento en que ocurre la ovulación, pero la hembra humana no da señales detectables de que está ovulando. Esto quiere decir que el varón debe copular una y otra vez para asegurarse de fertilizar al óvulo.

Las estrategias

Puesto que el cortejo humano es más largo y complicado que el de otros animales, el acto sexual humano es también más complejo psíquica y emocionalmente.

Cuando se describe el patrón sexual básico de nuestra especie con las palabras 'hacer el amor', está usándose una expresión muy exacta y verdadera: la profusión, intensidad y variedad de la actividad erótica humana se traduce en la consecuencia más sólida extensa de todas las que se conocen en el Reino Animal.

En los animales existen dos estrategias sexuales básicas: la primera consiste en esparcir sus genes en el mayor número de hembras posible. Esta clase de macho tiene una hembra tras otra, carece del más mínimo interés en su descendencia, deja sus hijos al cuidado de su madre o simplemente los deja librados a su suerte.

Aunque tal estrategia provee mucha descendencia, ésta vive desprotegida. Sólo unos cuantos sobreviven, pero los que lo logran son suficientes para asegurar el éxito de la especie. Es la estrategia de la cantidad.

La segunda estrategia consiste en procrear pocos ejemplares pero darles mucho cuidado y protección.

Biológicamente estos animales podrían tener mucha descendencia, sin embargo, cuidar a muchos hijos sería demandante y riesgoso, así que prefieren concentrar sus esfuerzos en un reducido núcleo familiar.

En las especies que adoptan la segunda estrategia, el macho se une a la hembra para ayudarle en la tarea de la crianza, de esta manera la prole recibe doble protección.

Con ambos padres proporcionando calor, alimento y abrigo, la descendencia tiene muchas probabilidades de sobrevivir.

Los seres humanos han evolucionado de acuerdo con esta estrategia.

Otras diferencias

Hay otras diferencias entre el Reino Animal y la Humanidad.

Por ejemplo los animales dan a luz a sus crías muy fácilmente, las mujeres no. ¿A qué se debe esta discrepancia?

¿Por qué el alumbramiento humano resulta tan complicado?

Pinturas antiguas muestran que la forma habitual de alumbramiento era ponerse en cuclillas. Sin embargo, en los tiempos modernos la norma es que la madre dé a luz recostada sobre su espalda, como si fuese una enferma y no una persona sana que está llevando a cabo una función natural.

Pareciera como si los médicos se hubieran empeñado en atentar contra el sentido común que indica la conveniencia de aprovechar la fuerza de gravedad en los partos.

Los médicos tienden a la mujer sobre su espalda y luego le dicen: "puje, puje", alentándola a expulsar al bebé en contra de la atracción gravitacional.

Algunos hospitales han ido abandonando esas curiosas prácticas , y en algunos se permite que la mujer dé a luz en la posición que más le acomode.

Las que se han atrevido han descubierto que la posición en cuclillas es la que le permite el menor esfuerzo.

Algunos médicos estiman que el cambio de posición no es suficiente y proponen un cambio total en el ambiente hospitalario que rodea al parto.

En lugar de las luces, ruidos y movimientos, comunes en las salas de operaciones, los obstetras y pediatras prefieren que el parto se realice con luces tenues que no encandilen al recién nacido, sonidos suaves que no bombardeen sus oídos y una atmósfera que tenga la menor apariencia médica posible.

Para algunas madres, el ambiente natural que reúne las condiciones ideales es el hogar, si es que no hay complicaciones médicas para el parto. Idealmente la mujer debería traer al mundo a su bebé en la comodidad de su propia recámara. Esta preferencia es más que nada sentimental, pero le da una gran importancia al estado anímico de la futura madre.

En el Reino Animal, mientras más relajada esté la madre, más rápido es el proceso de alumbramiento. Desde el punto de vista zoológico, existe una buena razón: un animal es muy vulnerable durante el parto, ya que sus depredadores podrían atacar y encontrar a la hembra en una situación de la cual le sería imposible escapar.

Para la mayoría de los mamíferos, es vital que la madre no alumbre hasta que se sienta completamente segura y a salvo. Si está temerosa su cuerpo se inunda de fluidos químicos específicos que frenan el proceso de parto.

Incluso en la especie humana las mujeres todavía tienen este primitivo sistema de protección.

Si la madre se siente ansiosa, sus fluidos corporales darán la orden de detener el proceso. Para romper con estos retardantes químicos la madre tiene que hacer grandes y dolorosos esfuerzos antes de dar a luz.

El secreto está en adoptar la postura más cómoda, en un ambiente relajado y tranquilizador. También la madre debería tener el derecho a decidir quién desea que esté presente y quién no durante el alumbramiento de su hijo.

Una vez que el bebé nace, algo extraño sucede: se queda despierto por casi una hora. Este periodo inicial es de vital importancia.

A su asombrosa manera, la Naturaleza se ha encargado de que el proceso de unión que vincula a la madre y el hijo —el que en el último término asegura la sobrevivencia de la especie humana— comience desde el primer instante del nacimiento.

Según los procedimientos habituales, después del parto se corta el cordón umbilical y rápidamente se llevan al bebé para examinarlo, pesarlo, lavarlo y vestirlo.

Obviamente después de un parto al estilo de 'puje, puje', la madre debe quedar demasiado agotada y débil para oponerse que se lleven al recién nacido. Pero si pudiera tener un parto menos arduo y angustioso, seguramente querría tomar al bebé en sus brazos y mirarlo tiernamente a los ojos. Resulta evidente lo importante que es para la madre y el niño no ser separados. Sería ideal que ni siquiera los cambiaran de habitación y que la madre permaneciera al lado de su hijo todo el tiempo.

Cómo hacer de lo normal un enredo

Según los estudiosos de la psicología evolutiva, el sexo es la actividad más obvia del ser humano, aunque éste –hombres y mujeres—se valga de sorprendentes y a veces conflictivas estrategias para conseguir que sus genes pasen a la siguiente generación.

Este concepto suena muy zoológico, pero a diferencia de los animales, los seres humanos pueden razonar, analizar su comportamiento y rectificar. En otras palabras, el humano puede escoger e incluso retar a sus propios instintos.

¿Es verdad que la copulación es el único objetivo de todo cuando hace el Homo sapiens?

Mire usted, saltar de las pautas de la Naturaleza a los valores humanos; y de los hechos de la biología a las cuestiones morales, puede ser un error elemental. Así que usted no necesariamente tiene que compartir el entusiasmo de los que escriben estas cosas —aunque su estilo y audacia le resulten muy atractivos.

Como ser pensante usted tiene el derecho a ponderar los puntos de vista y llegar a sus propias conclusiones.

Vanguardia - om - Foto: Vanguardia/ Archivo

Informacion adicional

Publicado en Mundo Sex
Miércoles, 07 de Diciembre de 2011 13:04

Cuando el deseo sexual del varón decae

La falta de deseo se asocia a las mujeres pero los hombres no se quedan afuera. La Lic. Diana M. Resnicoff explica cómo solucionarlo.

La falta de deseo solía asociarse a las mujeres que evitaban los encuentros, por tener dificultades en excitarse o en lograr el orgasmo. Incluso las investigaciones estuvieron siempre muy enfocadas al deseo femenino, intentando encontrar una píldora para aumentarlo. Por otro lado, el mandato popular, representa al varón como eterno deseante, siempre disponible para el sexo, aún en condiciones adversas. "El hombre tiene más deseo que la mujer", "el hombre está siempre preparado para el sexo", son algunos dichos populares que sustentan esta teoría.

Pero no es verdad. Los tiempos difíciles que se viven influyen sobre la predisposición erótica del varón, sobre su interés sexual. Muchos varones, de diferentes edades, ante la falta de deseo, dan rodeos y no plantean el inconveniente, se escudan en el argumento del estrés o del cansancio laboral para evitar la relación; en cierta forma puede ser valedero, pero no lo es cuando se utiliza como pantalla para encubrir otro tipo de problemática. Incluso es común, que un varón consulte por disfunción eréctil, pero esto es secundario a su ausencia de ganas.

Existen causas psicológicas que pueden provocar la falta de ganas. Entre ellas encontramos:

Fracasos amorosos, concretamente sexuales, pueden inhibir el deseo.

Represión debida a una educación sexual cerrada, o a conceptos religiosos muy arraigados en la infancia, donde imperaban la culpa y el castigo por el pecado de ser sexuados.

El temor a fracasar durante el acto, ya sea por eyacular precozmente, o por no poder conformar a una pareja muy exigente, puede llevar a una persona a decir no tengo ganas, en vez de decir tengo miedo.

Conflictos de pareja

Fobias que se manifiestan en un aparente desinterés sexual pero que esconden miedos: a enamorarse y perder la libertad, a la penetración.

Las depresiones mayores y graves como las leves o moderadas pueden acarrear este problema, al igual que la sensación tan angustiante producida por los ataques de pánico.

Pérdidas afectivas importantes: la muerte de la compañera, de un hijo, de un amigo o de los padres, pueden inhibir el deseo.

Las personalidades obsesivas pueden llegar a bloquear o anular casi totalmente su vida erótica.

Pero en el momento de la consulta es importante revisar no solo los factores psicológicos que pueden estar disminuyendo el deseo, sino también descartar causas orgánicas y / o farmacológicas.

Algunas sugerencias que pueden mejorar el deseo sexual en el varón:

Permitirse caricias, besos, abrazos aunque no terminen en la penetración.

Animarse a pedir lo que desea que su pareja haga.

Generar espacios de intimidad, de reencuentro.

Insinuar, provocar, usar frases o dichos estimulantes.

Ayudarse a estimular el surgimiento de fantasías, por ejemplo leyendo textos eróticos y no temer verbalizarlas.

Conversar con su pareja sobre lo que le sucede.

Y saber que se puede re-avivar el deseo sexual, y de hecho creo que vale la pena el intento, para lo cual muchas veces es aconsejable la consulta con un terapeuta sexual con el cual pueda encarar una terapia sexual, que es una terapia breve y focalizada en la resolución del problema.

Lic. Diana M. Resnicoff

Psicóloga clínica. Sexóloga clínica.

TELEFONO:(54-11)4831-2910

E-mail: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Página Web: www.e-sexualidad.com

Informacion adicional

Publicado en Salud Sexual
Sábado, 15 de Octubre de 2011 12:43

Libro 'Las mujeres de los dictadores' Pasión y poder

Los 'grandes hombres' del siglo XX no sólo fueron famosos por sus triunfos y su poder en los países en los que eran dictadores. Lenin, Mussolini o Hitler también sintieron debilidad por alguna mujer, se enamoraron y cometieron estupideces. El libro 'Las mujeres de los dictadores', de Diane Ducret, hace un repaso por la faceta más personal de sus vidas.

Benito Mussolini, un 'dandi' autoritario

El 'Duce' era todo un conquistador. Tenía una máxima vital: "Impresionar y seducir". Cuenta Ducret en su libro que Mussolini perdió la virginidad con una prostituta y, a partir de ese momento, toda mujer de la que se encaprichaba acababa en sus brazos, quisiera o no. El casanova italiano forzó a varias muchachas a mantener relaciones con él. Se casó con Rachele Mussolini -"con ella casi nunca hubo amor", según sus propias palabras- y fue ejecutado junto a su amante, Clara Petacci. Tuvo muchas relaciones extramatrimoniales más.

Lenin, amor en la fría Siberia

Lenin siempre estuvo rodeado por mujeres: su madre y su hermana siempre le protegieron. Incluso cuando estuvo encarcelado, su hermana, que tenía que dejar San Petersburgo y consciente de que sólo una familiar o novia podría visitarlo, escogió a Apollinaria Yakubova para que se hiciese pasar por su prometida. Pronto la sustituirá por Nadia Krupskaia, con la que se casará, pero de la que nunca estará realmente enamorado. Una de sus conquistas, Issa, tendrá una gran amistad con Nadia dando lugar a una especie de 'ménage à trois' durante seis años. Nadia sería su 'mujer' oficial, pero no la única que pasó por sus sábanas.

Stalin, un 'playboy' acomplejado

Kato fue la primera mujer del ocupado Stalin. Éste, más pendiente de sus actividades revolucionarias que de su esposa, no está presente en su muerte. Nunca se lo perdonará, e incluso es fotografiado llorando junto a su cadáver. Pronto se olvida de esto y, durante su exilio, se convierte casi en un libertino, sin embargo, nunca se sentirá a gusto con su cuerpo hasta el punto de trucar las fotos oficiales. Vuelve a casarse y, pese a ser un hombre infiel, no tolera lo mismo de sus mujeres viendo engaños por todas partes. Pasará sus dos últimas décadas junto a Valentina, su ama de llaves.

Antonio Salazar, el hombre que perdió su fe

El dictador portugués cambió el seminario por la carrera de Derecho. Una mujer, Felismina, hizo que cambiara de opinión. Ambos tuvieron un romance un tanto bucólico e infantil hasta bien pasados los 30. Él se cansó. Ella "lo convirtió en el objeto de su único amor". Salazar renunció al matrimonio porque "no estaba dispuesto a hacer concesiones por ninguna mujer", aunque sí tuvo amores ocasionales. María Laura, Emilia, la periodista Christine Garnier... Fueron muy numerosas sus conquistas, pero él "no conservaba un amante si no le resultaba de interés político". Como en el caso de Stalin, sería su ama de llaves la que pasaría con él sus últimos instantes.

Bokassa, un emperador enamorado de Brigitte Bardot

El "nuevo Napoleón de África", emperador del Congo Francés, tuvo una vida llena de mujeres. A pesar de que Catherine Denguiade se convierte en su esposa oficial y afirma "no poder prescindir de ella", el dictador se casó más de media docena de veces (paralelamente a su matrimonio oficial). Catherine es la elegida para ser la emperatriz pero, además de intentar conquistar a la francesa Brigitte Bardot -sin resultado-, reúne a todas sus amantes en una casa próxima a la suya para poder 'escaparse' sin levantar los celos de Catherine.

Mao, un camarada infiel

El emperador chino juró que nunca se casaría porque "le horrorizaba el sistema inhumano de explotación que es el matrimonio" pero, sin embargo, se casaría varias veces. Primero fue Kaihui, ésta no aguantaba no ser la única en la vida de Mao pero hacía como si nada. Posteriormente, durante su exilio y aún estando casado con Kaihui, se casaría con otra joven. Mao no asistió a la muerte de Kahui y fue entonces cuando se dio cuenta de qué era su 'gran amor'. Fueron muchas más las amantes de Mao, a pesar de estar preocupado por si tenía problemas de impotencia. Éste, para acostarse con ellas, hacía una selección de mujeres procedentes de familias campesinas pobres que lo consideraban su mesías.

Nicolae Ceaucescu, una vida compartida

El dictador rumano compartió su vida con Elena, una joven de baja clase a la que convirtió en una especie de Eva Perón. En su opinión, el mayor honor de las mujeres debía ser "parir, dar la vida y criar hijos". Juntos sientan las bases de cómo debía ser la nación y establecen reglas para aumentar la población mientras que ellos llevan una vida de lujos, sobre todo por los numerosos caprichos de ella. Pasan sus días juntos y éstos se acaban del mismo modo, pues son ejecutados a la vez.

Hitler, un joven sin deseo sexual

El Führer nunca asumió la sexualidad como una parte normal de su vida. A pesar de varios flirteos con alguna joven, no experimentará un sentimiento parecido al amor hasta que su sobrina no va a vivir con él. Ambos se embarcan en una relación un tanto incestuosa que acaba con final trágico: ella se suicida cuando ve que su tío no le daba todos los caprichos que deseaba. A partir de esto, su vida transcurrirá paralela a la de Eva Braun, con la que se casará el día antes de que ambos se suiciden. Él nunca llegó a amarla; ella moría de celos por no tenerle a su lado.

Franco, un hombre entregado a su carrera

Por la vida del 'caudillo' no pasaron muchas mujeres. Aparte de algunos amores de juventud, como el que tuvo junto a Sofía, sólo existió para él Carmen Polo. A pesar de que ella estaba en un convento de clausura, él aprovecha las mañanas para ir a verla rezar y, tras varios años de un noviazgo secreto y posponer la boda varias veces por los compromisos de él, contrajeron matrimonio. Ella "asumió su papel de mujer florero", recoge la autora en el libro, pero no se separó de él hasta su muerte, fue entonces cuando ella desapareció de la vida pública.

Aroa Morales | Madrid

Fotos: Salazar y la periodista francesa Christine Garnier (arriba izq.), Eva Braun y Hitler (arriba derecha), Carmen Polo y Franco (abajo izq.) y Elena y Nicolae Ceaucescu.

Informacion adicional

Publicado en Mundo Sex