Lunes, Enero 23, 2017
Noticias Mundo Sex Esta Navidad, regálale a tu chico un masaje erótico
Viernes, 16 de Diciembre de 2011 15:50

Esta Navidad, regálale a tu chico un masaje erótico

por  NoSoyVirgen
 
Vota este articulo
(1 Voto)

Aprovecha las fiestas para ofrecerle a tu pareja una experiencia única.

Ahora seducirse, tocarse y arder de excitación será algo habitual y divertido.

Aprovecha las fiestas para ofrecerle a tu pareja una experiencia única que cambiará para siempre la relación: ¡aprende a volverlo loco de placer con tus manos! Basta de rutinas, de hacer siempre lo mismo y en el mismo lugar, a partir de ahora entrar en sintonía, seducirse, tocarse y arder de excitación será algo habitual y divertido. Toma nota y regálale la mejor Navidad de su vida.

1. La previa. Baja la luz, pon velas y música de fondo. Pídele que se acueste boca abajo, en la cama o en el suelo, y comienza a darle un masaje exploratorio, suave y pausado, por todo su cuerpo. Mientras tanto, respiren los dos lentamente, concentrándose en el momento y dejando al mundo de lado.

2. Las piernas. Acomódate luego a su lado, a la altura de sus caderas, y empieza a masajear desde el tobillo hacia la cintura con movimientos circulares y firmes, como amasando. Que no sean rítmicos: ¡no queremos que se duerma! Al acariciar los pies, puedes lamerle los dedos o rozarlo con tus cabellos.

3. El torso. Siéntate sobre su cola y comienza a masajearle la espalda. Puedes frotarle tus pechos suavemente, rozar su cuello con tu cabello, soplarle detrás de las orejas o susurrarle algo bien excitante. Acaríciale el cuero cabelludo pero no delicadamente, sino como si te estuviera penetrando.

4. La entrepierna. Con una mano acaríciale la espalda y las nalgas. Con la otra comienza a acercarte a la entrepierna, de a poco. Acaríciale la zona perianal, con delicadeza y bien por el medio. Puedes cambiar de posición y sentarse sobre una de sus piernas y comenzar a moverte. Si le gusta, puedes acercarte un poco más al ano y, recién después, llegas a su miembro.

5. De frente. Sin seguir un orden definido, zambúllete en su cuerpo: el vientre, el pecho, los brazos, los hombros, los muslos... Añádele estímulos como besarlo, lamerlo, pasarle plumas o alguna seda. Si te animas, puedes vendarle los ojos para hacerlo más emocionante.

6. El tiempo. La idea no es que llegue a eyacular sino que se exciten –los dos- con el masaje. Tómense su tiempo y que el masaje dure todo lo que ustedes quieran. El orgasmo llegará después, cuando la excitación los enceguezca.

Credit: iStockphoto

Informacion adicional

Login to post comments