Sábado, Noviembre 18, 2017
Noticias Mundo Sex Victoria Lanz: Me siento muy sexy
Martes, 31 de Mayo de 2011 16:11

Victoria Lanz: Me siento muy sexy

por  NoSoyVirgen
 
Vota este articulo
(1 Voto)

Inevitablemente, al oír el nombre de Victoria Lanz la gente piensa automáticamente en sexo. Y sea la verdad dicha, no se trata de ningún accidente o casualidad.

El pasado de Lanz como parte de la industria de entretenimiento para adultos es precisamente lo que la catapultó a la fama internacional y, por supuesto, dentro de su propio país, donde fue pionera en estas lides hasta entonces remotas para el talento criollo.

Sin embargo, ya esa es una fase superada para Lanz, quien habla de esos tiempos sin cortapisa alguna. "Yo nunca he negado ni pretendo negar que llegué a ser conocida gracias a la industria de adultos, porque eso fue una etapa que disfruté mucho y ya", asevera con naturalidad.

A sus 29 años, y tras haber tenido una exitosa carrera en films y revistas de Europa, Victoria asegura que la movida porno no le interesa más. "Dejé de hacerlo en el 2007. No es algo que reniegue o que me moleste, siempre me gusta variar, cambiar...", confiesa.

La nueva pasión de la esbelta rubia está ahora sobre las tablas, o, al menos, es lo que ella dice. "Me he dado cuenta de que me gusta bastante el teatro", narra en relación con lo que su participación en la pieza Dímelo al oído le ha dejado como legado hasta el momento.

Fue gracias al interés que gener´´o su calendario que un productor se puso en contacto con su estilista para convencerla de saltar a las tablas y encarar un nuevo reto.

Y de la experiencia dice: "Ha sido demasiado emocionante, me ha abierto una nueva faceta en mi vida".

La novel actriz no tiene reparos en puntualizar lo que en verdad ha logrado seducirla de subirse a una tarima y encarnar a un personaje distinto a ella misma. "La adrenalina que se siente y la emoción de estar allí con el público en vivo son muy chéveres".

Su debut actoral ha resultado una suerte de epifanía para Victoria. "Ahora termino la obra de teatro y quiero ponerme en enero a estudiar actuación más profundamente, dicción y oratoria, es algo que quiero hacer", manifiesta con no poca emoción.

Estas nuevas aspiraciones son también producto de lo vivido en el proceso de este montaje dirigido por Dairo Piñeres y con guión de César Marrón.

"Gracias a Dios me he desenvuelto bien en el teatro, siempre me felicitan y me esperan a la salida para tomarse fotos, pero quiero aprender más", relata.

Un apoyo han sido para ella sus compañeros de elenco, Alfonso Medina y Dayana López. "Claro que me han ayudado, ellos me dan consejos en cuanto a actuación y proyección de voz", dice con una cadencia de princesa de cuento de hadas que nadie podría asociar con el universo de la pornografía.

A pesar de lo grato que ha sido para ella el cambio, el teatro también ha representado un reto para Lanz. "Lo más difícil ha sido controlar los nervios el día del estreno", recuerda entre risas.

"Me sabía todo, el texto, los movimientos... pero pensaba: 'Si se me olvida una cosita voy a quedar como la del Miss Venezuela que salió corriendo y llorando para atrás'", compara.

Afortunadamente, el que Victoria haya hecho disciplinadamente su tarea parece haber rendido sus frutos. "La receptividad del público ha sido muy buena, le ha gustado la obra, y le ha gustado mi actuación, es lo que me han dicho los asistentes... Y como es una obra divertida...", deja como para que su interlocutor complete su frase.

Sin embargo, el favor del público no es algo que satisfaga por completo el hambre artística de la otrora femme fatale del celuloide triple X.

"Sería interesante interpretar a alguien totalmente distinto a lo que soy, a lo que ya he hecho, para ver como me desenvuelvo", reflexiona.

Cuando se le piden ejemplos de roles que pudiera interesarle, no lo duda ni un segundo. "Alguien como una loca o una ciega, o quizás una persona con problemas de aprendizaje, sería algo divertido".

La intención está clara, pero ¿podrá Victoria Lanz desprenderse de la imagen de mujer sensual que la convirtió en el objeto del deseo de tanta gente?

Pues lo cierto es que no se trata de un asunto que le quite el sueño a ella. "La imagen sexy de verdad no me importa tenerla, porque me siento muy sexy y eso me gusta".

De hecho, Lanz le encuentra un lado positivo al contar con ese capital: "Que ahora vaya a dedicarme más a la actuación histriónica no significa que tenga que ser distinta, puedo seguir siendo una mujer sexy en este renglón también".

Para ella ha sido inevitable que esa faceta de mujer seductora la persiga hasta el presente, desde lo personal hasta lo laboral.

"Me ofrecen trabajos que incluyen desnudos, ya eso es normal, pero cuando pasa, depende de que me guste la propuesta", cuenta con toda seriedad.

En nombre de sus seguidores es justo preguntar ¿No habrá entonces más desnudos o calendarios? Ella ríe y saca a todos de las dudas. "No es algo que descarto y que diga: 'Más nunca me desnudo'. Lo que pasa es que uno se va puliendo y se va poniendo más exigente. Ahora me desnudo si me gusta la propuesta, si creo que lo amerita desde mi punto de vista".

De una nueva colección de 12 imágenes para ilustrar el año solo atina a adelantar: "Puede ser que vuelva a hacer un calendario, pero no es algo que me esté muriendo por hacer. Siempre quiero hacer algo diferente a lo que hice el año pasado".

Sus planes, aunque esbozan un mayor interés por la preparación en la actuación no están del todo dibujados. "Sí hay otros proyectos, pero prefiero hablar de ellos cuando estén concretados y no ahora", asegura con una picardía que domina muy bien.

Publicado por ricardog

Informacion adicional

Login to post comments