Martes, Septiembre 26, 2017
Noticias Mundo Sex Clases de sexo entre lujo y erotismo, Cuestan entre 60 y 80 euros
Domingo, 31 de Julio de 2011 08:46

Clases de sexo entre lujo y erotismo, Cuestan entre 60 y 80 euros

por  NoSoyVirgen
 
Vota este articulo
(1 Voto)

Combinar los tres tipos de orgasmos de los que puede disfrutar una mujer en un mismo encuentro sexual, explotar al máximo la zona más erógena del cuerpo, dejarse acariciar por nuevas sensaciones o cruzar límites eróticos, ahora son experiencias que pueden dejar de ser simples fantasías para materializarse en el mundo real. O, por lo menos, se puede intentar. Los talleres sexuales de la madrileña boutique erótica Lily Blossom descubren los secretos de la sexualidad con el objetivo de "normalizar el sexo y enseñar su parte más lúdica".

Una tarde calurosa de verano, ELMUNDO.es se cuela en el curso de 'Introducción básica a la sexualidad'. Una de las sexólogas que imparte el taller, Almudena Martínez, se pasea por una sala de la tienda erótica habilitada como aula mientras desgrana los básicos de la sexualidad. "Se puede disfrutar mucho de las relaciones sexuales sin llegar al orgasmo. El sexo no se tiene que convertir en una carrera por llegar al clímax", explica con voz tranquila a las mujeres que asisten a la charla.

Para hombres y, especialmente, para mujeres, para grupos (de seis a ocho personas como máximo) o individuales, para inexpertos o alumnos aventajados... Los cursos de dos horas de la tienda erótica están diseñados para todos y todas. Al principio, los demandantes eran en su mayoría mujeres de entre 25 y 55 años, aunque últimamente comienzan a animarse hombres y parejas, obligadas por la efectividad de aprender con tu amante habitual los secretos del éxito en la cama.

'La mujer puede disfrutar de tres tipos de orgasmos diferentes'

Sexóloga de Lily Blossom

Con un precio que oscila entre los 60 y los 80 euros, una puede reinventarse a través del taller 'Descubre las mujeres que hay en ti' o descubrir el misterio de las cuerdas con el de 'Bondage', fomentar sus fantasías asistiendo a uno llamado 'A solas con el bombero' o acabar con la rutina en la alcoba con 'Burlesque', impartido por una bailarina. Los hombres tienen la oportunidad de aprender 'Qué quieren las mujeres dentro y fuera de la cama'. Impartidos por profesionales se trata de enseñar a los asistentes a "disfrutar plenamente de su cuerpo y de su mente".

Las palabras de Montse Ibáñez, compañera de Almudena Martínez, se iluminan según se va calentando la temática del taller. Porque, aunque alcanzar el orgasmo no debería ser prioritario en un encuentro sexual, explicar que la mujer puede disfrutar de tres diferentes -el clitórico, el vaginal y el anal- estimula los ánimos de cualquiera. "Combinar los tres es lo ideal" para deshacerse de placer, afirma Ibáñez con alegría mientras extiende este deseo entre las presentes. Risitas y miradas furtivas ponen al descubierto el nacimiento de una fantasía que se hubiera querido mantener oculta.

Aire fresco

Son estas propuestas didácticas, una de las iniciativas que marca la diferencia de la boutique erótica que se define por un lujo sutil y un erotismo elegante, alejado de burdas connotaciones pornográficas. Ubicada en el corazón del barrio de Salamanca, Lily Blossom ofrece "abrir mentes, desmontar mitos y borrar tabúes", asegura la responsable de comunicación de la tienda, Blanca Zurita.

Y es que todavía hay muchos mitos sobre el sexo, aunque "cada vez menos, las nuevas generaciones vienen respirando aire fresco, pero aun queda en la sociedad esos tabúes de una educación cerrada", afirma Zurita ilusionada con las posibilidades de cambio que puede propiciar este negocio, abierto hace sólo un año. De momento, con los talleres se acaba con ese miedo habitual entre los participantes a sentirse anormales por sus prácticas o fantasías sexuales. Básicamente, la mayoría quiere cerciorarse de que sus hábitos no son anómalos.

Consejos sexuales: pasarlo bien y quererse mucho

Derribar estos límites sexuales es lo que hacen los instructores en medio de un ambiente íntimo y cómodo. Montse y Almudena profundizan en los entresijos de la sexualidad hasta deslizarse en el apartado del uso de juguetes eróticos y lubricantes. Para los participantes del taller, Lily Blossom ofrece un descuento del 20% en todos sus productos. La oferta es muy amplia para la mujer, más reducida para el hombre, pero –sin duda- todos los productos fomentan el juego en la pareja.

Además de lo habitual, la tienda cuenta con algo extraordinario. El lujo y la elegancia van de la mano de una selección de colecciones de varios diseñadores internacionales. De Paul Seville ofertan fustas, máscaras o esposas para "mantener a raya al amante", como proclama la propia boutique. De Mark Brazier Jones, mobiliario catalogado entre "el arte y el diseño". De Kunza, Lily Blossom trae ediciones limitadas de la más fina corsetería. Y joyas de Crazy Pig, entre otras colecciones exquisitas.

Trucos básicos para disfrutar

Entre estas piezas únicas que seducen a los clientes y bajo la intimidad que transmiten los colores cálidos de la decoración, las sexólogas Almudena y Montse van finalizando su taller con trucos básicos para disfrutar del revoltijo de sábanas. Uno de los básicos es "quererse mucho"; el otro, "pasárselo bien".

Para que no falle la diversión cualquiera puede recurrir a la zona erógena más potente del ser humano: el cerebro. El manejo de las fantasías es una herramienta fundamental para ahuyentar la típica desconexión mental femenina. "Puedes pensar en el panadero o en el bombero o en cualquier cosa que te ayude a regresar al momento sexual en el que te encuentras", explica Ibáñez después de contar ese chiste en el que una mujer recuerda que tiene que pintar el techo mientras mantiene relaciones con su marido.

La imaginación se erige finalmente como el mejor estímulo sexual. O casi. El catálogo de Lily Blossom también puede ayudar... Y si no se lo creen, pasen y vean. [Web de Lily Blossom]

MADRID

Yasmina Jiménez | Ricardo Domínguez |

Foto: lavozlibre.com

Informacion adicional

Login to post comments