Jueves, Noviembre 23, 2017
Noticias Mundo Sex Del sexo y el humor...
Domingo, 14 de Agosto de 2011 14:44

Del sexo y el humor...

por  NoSoyVirgen
 
Vota este articulo
(1 Voto)
Xavier del Tell fue el gran protagonista de la segunda gala de las 'Noches de Risa'.

 

La erótica del humor, o lo que es lo mismo con una 'erre' de risa de más, su retórica, debería encontrarse, al menos en el sector profesional de escenarios y sueldos de todo menos de chiste, en aquellas pequeñas cosas que, sin ser las de Serrat, pueden resultar tan geniales como su Mediterráneo. Una canción, ésta, que por su coherencia, jamás sería analizada en un monólogo estupendo y agudo por un Xavier del Tell del que mucho tienen que aprender sus compañeros de gira, si quieren llegar a su edad subidos a un escenario.

El mayor atractivo del humor, o al menos del monólogo; sus largas piernas o su mirada penetrante, debería encontrarse siempre en ese mínimo detalle de la vida cotidiana que es sacado de quicio y despedazado hasta sus átomos. Pero, como en el amor, en el humor las sonrisas y las risas son a veces inexplicables y al igual que una se enamora de un calvo y otro de una bigotuda, y, a su vez, ambos son capaces de prendarse del ser más común y predecible entre los mortales, la segunda gala de las 'Noches de Risa' de La Granja, para ser justos, dejó carcajadas en cada segundo de las dos horas de espectáculo, incluidos los treinta minutos de monólogo de Diego Arjona.

El inicio de esta segunda gala, aunque hizo reír a muchos, también hizo plantearse a otros cuantos si se habían gastado su papeleta de las risas del día en algún momento mucho más cómico de su jornada. Por fortuna, este pensamiento desapareció, al menos por largos momentos, durante los monólogos de Luis Larrodera y Salomón, y se esfumó por completo con la actuación de Xavier del Tell, el único de los cuatro que entendió que la risa y el sexo pueden ir unidos de vez en cuando, pero no necesariamente vivir copulando de manera permanente. Porque como ocurre con el vecino del quinto, el sonido de los muelles termina por chirriar y cansar.

Y lo mismo que ocurre con el sexo, sucede con los culos, las cacas y los pedos. De sobra es sabido que estos elementos son siempre mejor recibidos en palabras y, sin que nadie se explique aún bien porqué, seguros de risa a los siete, a los diecisiete, a los cuarenta y siete y a los setenta y siete; en boca de todos y de nadie.

Y de ahí la crítica a que unos humoristas que son capaces de sacar los píxels a los programas de televisión y los picos las audiencias, unos observadores que se plantean que el primo de Zumosol se ha visto reducido a un Shin Chan de la vida con la aparición de nuevos forzudos, unos inventores que se imaginan la carretera con GPS's que juegan al 'Veo-veo', terminen por completar sus actuaciones pasando del monologuismo al monotemismo.

Pero ya se sabe, del humor, como del sexo y el amor, nada se entiende; todo se escapa. Y si es por el aire de una carcajada, aunque venga de un pedo, pues habrá que aplaudir.

Foto: kimyraquel.foroes.net

Informacion adicional

Login to post comments