Viernes, Octubre 31, 2014
Noticias Salud Sexual Terapia de pareja: ¿cuándo hacerla?
Jueves, 01 de Marzo de 2012 16:26

Terapia de pareja: ¿cuándo hacerla?

por  NoSoyVirgen
 
Vota este articulo
(1 Voto)

La terapia de pareja puede salvar una relación de pareja del sufrimiento o de la ruptura, siempre que ambos quieran poner de su parte.

Las dificultades sexuales de todo tipo (ya sean bloqueos, disfunciones, falta de orgasmos, problemas con la erección, con la eyaculación demasiado rápida, dolor en la penetración, fantasías recurrentes u obsesiones) pueden llegar a desmontar una relación que funcione muy bien en el resto de temas y aspectos. Por lo que hay que tomar la decisión de acudir a un terapeuta antes de que se acabe el amor.

Hay que ser valiente para decidir cuándo se acude a terapia, pero también hay que poder identificar los síntomas que llevan a un distanciamiento suficiente que pueda suponer la ruptura definitiva. Todo esto no es tarea fácil. Pero mejor pecar de prudente y precavido que no tener que esperar a que sea demasiado tarde y solo queden las cenizas de lo que fue la relación. Aún así hay parejas que, con una buena terapia, consiguen recomponerse.

Signos y síntomas

Identificar los signos y los síntomas que indican que hay algo que no funciona bien, aparte de lo sexual, será fundamental para una buena reacción a tiempo. Señales como la incomunicación, diferencias constantes en las expectativas de uno y otro frente a la relación o temas importantes, el manejo del presupuesto, la expresión de sentimientos y el manejo de los hijos. Por ejemplo, el pasar nulo tiempo haciendo cosas de pareja en pareja, o si el número de discusiones es francamente mayor que el número de relaciones sexuales.

Las dificultades en la sexualidad se pueden capear si existe una muy buena comunicación entre ambos y la madurez, inteligencia emocional y paciencia, bañado todo ello en grandes dosis de amor mutuo. Pero en un plazo medio de tiempo, y por un tema de respeto propio y al otro, se ha de reaccionar y corregir. Lo primero que debe hacerse es coger conciencia del problema por parte de los dos. Tienen que estar de acuerdo en que algo está fallando y se debe resolver.

Puntos en común

Para uno puede ser algo pequeño o que no le quiera dar importancia, pero si para el otro sí que es importante será necesario hablarlo y llegar a puntos en común. Si para uno de ellos es importante, es necesario pedir ayuda si solos no han sido capaces de resolverlo. Y si para uno es importante no se debe cejar en el empeño de resolverlo, hasta que el terapeuta diga que hasta ahí se puede llegar. Pero, hacer como si nada ocurriera sería jugar con fuego de cara a un futuro estable de la relación. Todo lo que preocupa, o no gusta, o se necesita en la relación de pareja, se debe poder hablar y poner sobre la mesa.

No hay tablas o estadísticas que nos indiquen qué frecuencia, qué tipo, o de qué forma una relación es más "normal" que otra. Es un tema absolutamente subjetivo de cada pareja. Y no de cada persona, sino de cada pareja. Porque cada uno de los miembros de la pareja puede haber tenido una sexualidad muy diferente con parejas anteriores. Y no por ello es mejor o peor. Se debe valorar la historia de cada pareja sexual sin perder de vista los acontecimientos de cada momento, las circunstancias que rodean a la pareja, cuestiones emocionales, físicas o laborales que puedan estar afectando de una manera u otra a esa tendencia. No se debe juzgar la situación por un fotograma, sino como por parte de la película.

Ante la duda de que una dificultad sexual esté afectando a la relación de pareja, se debe poner en marcha todo mecanismo que ayude a resolver una y otra vez esas dificultades, y eso antes de que la distancia sea demasiado grande.

Terra

Foto: thinkstock

Informacion adicional

Login to post comments