Lunes, Noviembre 20, 2017
Noticias Salud Sexual Mostrando articulos por etiqueta: pajas
Sábado, 14 de Enero de 2012 22:34

BiciSexo... Grandes verdades y Pequeñas mentiras.

En un blog tan variado y pintoresco como este no podían faltar algún que otro tema picante, por ello y ante lo absorta que se queda la gente con este tema hoy vamos a inaugurar esta sección hablando de juguetes sexuales.

Si bien el hombre tiene al perro como mejor amigo la mujer también necesita un "amigo" íntimo al que no dar muchas explicaciones, y el consolador cumple perfectamente ese papel de amistad solidaria.

Pero no son de ahora los consoladores, ni mucho menos.

Ya en los albores de la humanidad se utilizaban símbolos fálicos para atraer la fertilidad, pero fue cuando emergieron las culturas más sólidas cuándo esto de extendió.

Hay documentos de mujeres egipcias y griegas usando dildos miles de años antes de Cristo, en Grecia se vendían los "olisbos", consoladores de piedra, madera o cuero, y en zonas de Asia las mujeres usaban excrementos de camello recubiertos de resina.

Con roma y su imperio llegó una forma más refinada de consolador, hecho con cera de velas y bastante resistente, pero la edad media apartó ese tema de la mente, al menos hasta el renacimiento, cuando se retomaron las viejas costumbres clásicas.

Fué en esta última época cuando se introdujo el uso del aceite de oliva como lubricante, y su uso se extendió a toda Europa.

En el siglo XIX la ciencia del consolador da un gran salto, por un lado aparecen los consoladores de goma y por otro una nueva enfermedad ficticia, la "histeria femenina".

Esto, más que una enfermedad, era un síntoma de depresión o apatía y los médicos recomendaban en estos casos consoladores y vibradores.

Pronto tan popular enfermedad se expandió como la pólvora, de repente todas la mujeres quisieron volverse histéricas.

Ya en el siglo XX, con la difusión del porno y la tendencia liberal de la mujer, la utilización del dildo se generalizó, tanto para uso propio como compartido estas nuevas formas de practicar el sexo abrieron un mundo nuevo a cientos de mujeres.

Durante el siglo este elemento fue tomando ciertas características, como el material de fabricación sintético o la función vibradora, pero además tomó miles y miles de distintas formas, para intentar satisfacer cualquier deseo sexual que se pudiera tener.

La mayor oferta de consoladores está en las mujeres, aunque también los hay para hombres. Para este género existen dildos normales, anales, de cintura, vibradores clitorianos... la variedad es enorme, y seguro que cualquier caprichito sexual puede ser aplacado comprando en un sex shop.

Además estos no son artículos de lujo, se pueden encontrar consoladores por unos 20 o 30 euros en cualquier sexshop online y seguro que a más de una le compensa más que echarse un novio.

Pero no hay que olvidar que los hombres también tienen sus propios consoladores, los suyos están más centrados en la excitación de la próstata vía anal, ya que ese es el supuesto "Punto G" de los hombres (Yo al menos nunca lo he probado), y en la simulación de la vagina para la masturbación, pero además hay otros cachibaches como anillos para el pene, estranguladores o succionadores que no dejarán indiferente a ningún visitante del sex shop, por muy macho español que sea.

Y con esto finalizamos nuestra primera entrada de sexo, no olvidar que el sexo es algo abierto, que la santa inquisición dejó hace mucho tiempo de quemar a los sodomitas y onanistas, y que solo tenemos una vida para disfrutar de nosotros y de los demás. ¡¡Haz el amor y no la guerra!!

por: entodossitioscuecenhabas

Informacion adicional

Publicado en Mundo Sex

Retrasar la eyaculación precoz con facilidad y eficacia a través del uso de los comúnmente conocidos ejercicios y técnicas que los hombres ayudan a luchar con todas las fuerzas con que este tipo de disfunción sexual muy suave, se producirá en un momento u otro de su vida. Ningún hombre, casi sin excepción, puede escapar de esta realidad, y los mejores hombres – los que se sienten cómodos con su propia sexualidad – de aceptar y luego tratar con él de una manera madura.

En términos generales, la búsqueda de técnicas para el derecho a la asistencia para ayudar a eliminar la eyaculación prematura de respuesta es de gran importancia con muchos hombres, especialmente cuando se trata de sus sentimientos para hacer frente a sus parejas sexuales y lo que podría experimentar la respuesta eyaculatoria como debe ocurrir antes de que se desee. Afortunadamente, fácil de hacer ejercicios hay que pueden ayudar a los hombres a evitar la eyaculación no deseada.

y Resolución de su vida sexual, haz

Retrasar la eyaculación precoz de manera efectiva en una serie de formas que requieren, por supuesto, la práctica. Lo que esto significa es que la "práctica" que se presenta está relacionada con los ejercicios de masturbación destinada a ayudar a un hombre de identificar el punto en el que acumula una respuesta antes de la eyaculación, pero luego se traslada a lleno-en la eyaculación. Los hombres necesitan sentirse cómodos con este hecho (la masturbación) para que puedan hacer frente eficazmente a la eyaculación precoz.

Así que, una vez que el hecho de que la masturbación deberá dedicarse a – y no hay absolutamente nada de malo en el acto de la masturbación, en el gran número de casos en que es ejercida por los hombres – el trabajo necesario en aprender a evitar la eyaculación no deseada que pasa antes de lo deseado puede empezar. Cómo reconocer los signos físicos en torno a la respuesta antes de la eyaculación, incluyendo hormigueo y cosquilleo en la zona del pene, será importante.

Retrasar la actividad de la eyaculación precoz se deberá empezar en este punto, la mayoría de los terapeutas sexuales dicen. Un hombre tiene que aprender en este momento es detener la práctica y después como mínimo durante unos segundos para que la sensación de hormigueo o cosquilleo puede disminuir suficiente como para que un hombre y su pareja no debe preocuparse por la culminación anticipada de el acto físico del sexo en por parte de los hombres. Algunos terapeutas se refieren a esto como la práctica de la "start / stop" maniobra.

Sin querer ser un tirón, que será necesario que algunos hombres a participar en varias semanas de ejercicio masturbatorio regulares para no sólo determinar el momento de la pre-eyaculatorio respuesta, sino también para aprender a controlar la mente lo suficiente como para detener la eyaculación de se produce cuando no se desea. Esto significa que la posibilidad de tener la mente fuera el momento justo en este momento será crucial. Esto se llama "tirando".

Con el tiempo, la mayoría de los hombres serán capaces de participar en el acto físico del sexo y la staving de la eyaculación antes de que sea deseada por los hombres y sus parejas sexuales, casi sin pensarlo lo. Práctica disciplinada para determinar el momento de la pre-eyaculatorio respuesta – a la que tiempo atrás tirando puede pasar – dará lugar a una experiencia más satisfactoria sexual para ambos socios involucrados en el acto, todo hay que decirlo.

En la búsqueda de maneras de retrasar la eyaculación precoz – que se une a huelga de casi todos los hombres en un momento u otro en su vida – es necesario que haya una aceptación voluntaria que la masturbación dirigida a la identificación de pre-eyaculatorio respuesta y la prevención de la eyaculación se produzca hasta que quería deberá ser contratado pulg No hay nada insalubres o inadecuadas sobre nada de eso, y el resultado final (la satisfacción sexual de la pareja) será un resultado feliz.

Imagen mi bicicleta me invitó a un Ménage à trois.

Escrito por: Pueblo y Sociedad Noticias

 

Informacion adicional

Publicado en Salud Sexual
Sábado, 10 de Septiembre de 2011 01:47

Testimonios de una masturbación femenina

La masturbación femenina deja de ser un tabú para convertirse en una placentera realidad a la que todas tienen derecho.

Una forma de exploración de tu sexualidad y tu feminidad, más personal y satisfactoria que lo que te han hecho creer. ¿Te atreves?

La masturbación femenina, un derecho y un deber al que no tenemos porque temerle ni con el que sentirnos juzgadas. Hemos leído sobre sus mentiras y realidades, leyendas de pasillo que nos alejan de tomar las riendas del asunto y "darnos una manita" al momento de sentirnos plenas sexualmente. Ellos, los hombres con los que compartimos, importan, pero no son fundamentales en el momento de experimentar el placer total al que somos capaces de llegar.

Arriésgate y toma el control. Explora estas habilidades autodidactas, o si lo has intentado y nada provechoso ha salido de ello, instrúyete con algunas tácticas. Teoría útil para ti....y solo para ti.

Todas quieren

Shere Hite es una educadora sexual y feminista que realizó su trabajo acerca de la sexualidad de la mujer durante la década de los setenta. En su libro Hite Report on female sexuality, contó las experiencias de miles de mujeres que respondieron anónimamente acerca de sus hábitos sexuales. Los resultados, más que interesantes. A continuación, algunos de sus testimonios ¿Te identificas con alguno?

"Para mí es importante estar excitada mentalmente o fantasear para masturbarme (...) y estar sola. Uso las yemas de los dedos para la estimulación real, pero es mejor comenzar con golpecitos o frotando ligeramente sobre el área general. Al aumentar la excitación comienzo a estimularme sobre el clítoris y finalmente alcanzo el clímax con un movimiento rápido corcoveante sobre el capuchón clitoridiano. (...) De vez en cuando también estimulo mis pezones con la otra mano."

"Uso mis manos y mi imaginación, y es probable que haya probado todas las posiciones y movimientos imaginables. Cuando me masturbo toco solamente mi área genital, porque no me estimula tocarme el cuerpo en general, como sí lo hace mi pareja si me toca toda."

" La diferencia entre esto y el sexo con pareja es que el calor intenso del otro cuerpo no está, además la estimulación de otras partes del cuerpo. Pero puedes hacerlo sola, rápido, y siempre estás segura de tener un orgasmo"

"Considero que uso el método más extraño, eficaz, único y erótico para masturbarme. Uso cualquier tipo de esquina (mesas, escritorios, sillas, etc.) doblo una toalla (para no lastimarme el clítoris), la pongo en cualquiera esquina de las que mencioné anteriormente, me monto encima y logrando que mi clítoris haga presión sobre la toalla, elevo las piernas para quedar totalmente suspendida y de esta forma me vengo. Hacerlo con la pareja es fantástico. Mientras estás en esta posición, él por detrás te penetra y te vienes súper rápido, además es absolutamente delicioso. Deberían intentarlo, solas o acompañadas".

"Me masturbo con mis dedos en mi clítoris, y otros dedos pellizcando, jalando y rasguñando suavemente por toda la superficie de mis pezones. A veces lo froto hacia arriba y hacia abajo, a veces en círculos. Y mis piernas están a veces juntas, y a veces apartadas. Es especialmente excitante mantener la mano quieta y obtener la fricción por el movimiento del cuerpo contra el dedo estacionado. También me gusta ver y sentir mi pecho en movimiento. Usualmente me paro en frente de un espejo de cuerpo completo".

"(...)Normalmente utilizo un poco de vaselina para lubricarlo. Con mi mano derecha, suavemente presiono la parte baja de mi abdomen. Algunas veces cruzo mi pierna izquierda sobre la derecha y presiono cuando siento que el orgasmo viene. Me muevo un poquito –más o menos como una serpiente. Me gustaría probar con un vibrador, pero no he tenido la oportunidad todavía"

"A veces me visto con disfraces eróticos y me veo en el espejo. Usualmente empiezo jugando con mi busto, frotando mis muslos, después me concentro en el orgasmo,(..) Empiezo con mis piernas abiertas, pero disfruto tenerlas juntas y apretadas durante el orgasmo, exprimiendo los músculos."

"soy muy fiel a una manera: de espaldas usualmente acostada (en taxis o sitios públicos donde puedeo estar sentada o parada), toco la zona del clítoris con los nudillos de mi mano derecha (la mano en forma de puño), de hecho, vibrando mi mano sobre el área del clítoris o encima de él, mientras tanto, presiono mis piernas juntas rítmicamente, como bombeando para el orgasmo. Pensando cosas sexis!"

Por RevistaFucsia.com

 

Informacion adicional

Publicado en Tendencia Sexual
Jueves, 08 de Septiembre de 2011 00:45

MIMARSE (Lo que viene a ser, hacerse pajas) y II

Los peligros que persiguen a la joven onanista son, si cabe, más aterradores que los del varón. En 1870, el doctor Francis Cooke alertó sobre la lacra que amenazaba a la civilización en su obra Satan in Society. Las doncellas victorianas, lejos de guardar su pureza para el altar del matrimonio, se profanaban con el nefasto y solitario crimen de la masturbación. Peor aún, la degradación se camuflaba bajo el disfraz de la amistad ya que, lejos de las miradas de sus padres, las jovencitas estimulaban mutuamente sus genitales, arrastrándose hacia el abismo de los lechos sudorosos.

¿Qué daños se causan las muchachas con sus febriles frotes? Ellas no eyaculan oleadas de médula. Pero ¡ay! la mente femenina, de por sí frágil, se debilita por los espasmos del tocamiento. La obsesión enfermiza por el placer ahoga el propio deseo de vivir, dejando tras de sí abotargadas jóvenes de rostro macilento, profundas ojeras, y respiración lenta y difícil. Sus cuerpos se vuelven blandos, pesados, sus movimientos torpes y erráticos. Reducidas a muertas vivientes, las desdichadas consumen sus últimas fuerzas, empujadas a la tumba por el desenfreno. Las supervivientes quedan imposibilitadas de concebir hijos sanos. Si por un milagro la onanista llega a reproducirse, su vástago nacerá debil, enfermizo, tísico, probablemente idiota, apenas humano.

Otro médico, el doctor Talmey, lo resumió con más precisión: la autoindulgencia conduce a la anemia, la malnutrición, la astenia muscular y el agotamiento mental y nervioso. La mujer inmoderada se delata por su palidez, su melancolía y su incapacidad para enfrentarse a cualquier trabajomental o corporal.

La solución, como ya dije, era quirúrgica. Unos sabios cortes en las zonas pecaminosas y ¡hop! resuelto. Ya en pleno siglo XX algunos cirujanos proponían la lobotomía para prevenir que las ovejitas se descarriaran, porque las niñas buenas no se tocan.

Bueno, tengo opiniones al respecto. La confianza que me tienen algunas de mis amigas les ha llevado a informarme acerca de sus aficiones más íntimas. De hecho, el nivel de detalle, a veces, me ha parecido excesivamente prólijo. Es probable que, además de la confianza, les hagan gracia mis denodados (a veces baldíos) esfuerzos por no sudar y mantener una expresión interesada, pero neutra. Sí, aunque sean un poco cabroncillas, pero las quiero y las perdono.

Mi primera conclusión es que las niñas buenas se tocan*. Y mucho. Algunas más que yo, y eso es mucho tocar. En cuanto a los efectos perniciosos del frotamiento, no soy experto en fisiología, pero no parecen demasiado visibles. Mis amigas son alegres, inteligentes, vivarachas y sonrosadas. Se mueven con más gracia que yo y, salvo las fumadoras compulsivas, respiran sin dificultades. No parece que ninguna vaya a morirse, al menos de momento, y las que han tenido hijos han parido unos retoños de lo más saludable y vigoroso. Incluso demasiado, más de una hubiera preferido críos más tranquilos.

De hecho, sospecho que las mujeres nos dan sopas con honda en el tema de la masturbación. No tienen desgaste con el orgasmo, con lo que pueden enlazar varias pajas seguidas sin demasiada dificultad (E me dijo que una noche de aburrimiento llegó a la docena, y yo nunca pasé de cinco). Se corren mucho más profundamente, con más cacho. Y sus posibilidades son mayores. S sólo necesita cruzar un poco las piernas y mover los muslos disimuladamente durante un ratito para activar el disparador. M disfruta con los vaqueros muy ceñidos. C hace bueno el chiste de la bici, sin quitar el sillín.

Otra ventaja de la masturbación femenina es que mejora la coordinación motriz. Nosotros hacemos un agarre sencillo, con un diámetro entre el plátano canario y el vaso de tubo, pero el juego de pinza sobre la cabecita requiere una combinación de suavidad y precisión que no está al alcance de todos. Y encima lo hacen con mucha más elegancia. En serio, chicas, me muero de envidia. Si tuviera clítoris, lo tendría reluciente a fuerza de sacarle lustre.

No obstante, diré en defensa de nuestro género que la eyaculación, cuando sale alegre, le da un toque decó al asunto que las chicas no pueden igualar. Y está nuestra arma secreta: la próstata.

Y en este momento muchos lectores masculinos han encogido involuntariamente el culo.

Mal hecho, chavalotes. La próstata no sólo justifica el sueldo de los proctólogos (señor, qué palabreja). Correctamente manipulada, esa bolsita es una fuente de alegrías y relajación. Eso sí, si la meneada clásica requiere una cierta discreción e intimidad, la exploración de nuestra sexualidad profunda lo pide a gritos. Porque, en general, si tu pareja te sorprende con un par de dedos en tu cavidad anal, será muy dificil convencerla de que esto no es lo que parece.

En cualquier caso, es aconsejable conocer la propia anatomía, aunque sea para evitar situaciones médicas complicadas. Porque cuando el urólogo realiza una exploración en ese área tan comprometida no es raro que el cuerpo responda con una erección, y eso puede generar cierta confusión en las mentes masculinas, de por sí no demasiado avispadas. Alguno habrá pensado ¿resulta que soy homosexual y he tardado cuarenta años en enterarme? Otro se dirá ¿me ponen verraco los doctores calvetes con un guante de latex? ¡uno nunca acaba de conocerse! Y, sí, tal vez haya salido a la luz un aspecto desconocido de tu sexualidad, pero probablemente tu cuerpo haya reaccionado de forma natural a un estímulo nuevo. Así que, indaguen sin miedo, señores, no me sean melindrosos.

Y, queridas, si sorprendéis a vuestra pareja en situación comprometida, sed comprensivas.

Dicho sea de paso, y dirigiéndome a los oyentes con hijos, recordad que vuestros retoños también van a toquetearse. Llegado el momento, si accidentalmente os encontráis con la faena en marcha, disimulad y retiraos con discrección, que no hay gallarda más triste que la no terminada. Luego, cuando el niño o la niña se hayan aliviado, introducid el tema de forma casual, como quien no quiere la cosa ¿Sabías que los antiguos babilonios tenían una legislación especial para regular los regadíos en la cuenca del Tigris? Pues ya que hablamos de ello....

No creo que necesario decirles eso de es natural, todo el mundo lo hace, no debes sentirte raro porque para cuando les pilléis, la mitad de su clase llevará una buena temporada alegrándose el juguetito. Explicad las ventajas de la intimidad, la utilidad de los pestillos y, en el caso de los niños, el buen uso del papel higiénico. Si tiene más dudas, las consultará en internet porque, no nos engañemos, por muy comprensivos que sean tus padres, la idea de preguntarles sobre eso resulta difícil.

Eludamos los moralismos y las ñoñerías. Llamad a las cosas por su nombre. Os lo agradecerán. Ese día no. La sóla idea de que sus padres hablen de sexo pueden hacer vomitar a cualquier adolescente. Pero a la larga lo agradecerán.

Sólo un apunte más. Hace muchos años escuché de refilón a una monja aleccionando a unas adolescentes (mi experiencia como monitor en una acampada de Montañeras de Santa María fue surrealista) con el siguiente argumento: Niñas, no os toquéis, porque Jesús os ve, y le haréis llorar.

Mira tú por donde el niño Dios tiene aficiones voyeuristas, el viciosete asqueroso. Y seguro que se la pela, mientras espía a las niñas. Pues no creo que llore, hermana, pensé, salvo si alguna salpicadura le da en el ojo. Que todo puede ser: siendo Dios y hombre, el lecharazo será considerable.

Y con este santo pensamiento en mente, os dejo reposar. Dadle vueltas y, si las dudas teológicas os desvelan, profanaos, que conciliaréis mejor el sueño. Y si no es así, pues haceos otra, ¡qué leches!

La fuente original de esta noticia es: Episcophagus

Por Elizabeth Maribel

 

Informacion adicional

Publicado en Tendencia Sexual
Te enseñamos cómo alcanzar el clímax tú sola, déjate de llevar y ¡aprende a autoexplorarte!

Con el paso de los años las mujeres han dejado atrás sus complejos, miedos y vergüenzas para modernizarse, y tener la misma libertad, o incluso más, que el sexo masculino. La masturbación femenina siempre ha sido un tema tabú entre las mujeres, al contrario que la masculina, de la que hablan sin problema, e incluso, alardeando. ¡Fuera complejos, chicas! Conocernos a nosotras mismas es una gran ventaja para después, poder disfrutar del sexo con la pareja.

¿Estás preparada para disfrutar del autoplacer más satisfactorio? Si no tienes chico, o no está disponible en el momento que lo necesitas... te enseñamos como llegar al clímax tú sola. ¡Atrévete y entrégate al gozo más placentero! Te desvelamos los trucos para autoexplorarte de la forma más adecuada y... ¡poder alcanzar cotas de placer inigualables!

1. Preliminares

Al igual que cuando estás con tu chico necesitas ponerte a tono, cuando estás tú sola, debes hacer lo mismo. Si no te gusta que él vaya directamente a excitar tus zonas erógenas cuando no estas lo suficientemente estimulada, tú no hagas lo mismo. Es necesario excitarte previamente y calentar todas las partes de tu cuerpo, sin "ir directamente al grano".

2. Autoestimulación manual

Un buen comienzo podría ser presionar con suavidad, pero firmemente, el monte de Venus. Esta zona es muy sensible y sentirás un escalofrío instantáneo en cuanto lo masajees un poco. A continuación puedes poner tu mano, semicerrada, sobre la vulva y presionar de forma intermitente.

Después se puede acariciar suavemente los labios mayores, hasta llegar a los inferiores: no te quedes solo en la superficie, no gozarás de la misma forma que si lo exploras todo.

Finalmente, te centrarás en estimular tu clítoris, que te esperará más que ansioso bajo la capucha que lo cubre. Un truco: puedes tirar ligeramente hacia arriba del vello púbico para provocar que el clítoris abandone su escondite con mayor facilidad.

¡Déjate llevar y aplica la imaginación para tocarte como más reconfortante te resulte! Si lubricas poco y crees que podría provocarte cierta irritación, puedes usar lubricante para que los dedos se deslicen con mayor facilidad.

3. Prueba posturas

Cuando mantienes relaciones con tu pareja, hay posturas sexuales que favorecen el estímulo de tus zonas erógenas, ¿verdad? Pues lo mismo ocurre cuando te das placer tú solita. Puedes probar varias posiciones hasta dar con la que te resulte más placentera: boca abajo, sentada, boca arriba... ¡Todo vale para alcanzar el clímax!

4. Algunas ayudas

A la mayoría de las mujeres le es suficiente con esto, pero si eres de las que les cuesta llegar al orgasmo... ¡no te preocupes! Puedes proporcionarte cierta ayuda para alcanzarlo. Además de los citados lubricantes, puedes utilizar vibradores, bolas chinas o, incluso, chorros de agua. ¡Prueba a tocarte en la ducha!

5. ¡Alcanza el éxtasis!

Junta tus piernas fuertemente y contrae y relaja los músculos pubococcígeos intermitentemente. Cuando estés a punto de dejarte llevar por el regocijo, introduce tus dedos en tu vagina y presiona el punto G con suaves toques... ¡Te volverás loca!

Gtres

Informacion adicional

Publicado en Tendencia Sexual
Me gusta más la "manuela" que hacer con chicas, de repente nomás me puse a pensar y la verdad legalmente no me parece tan normal, aunque debo confesarte que demasiado me gusta que no puedo reprimirme. No es que sea un váiro y no consiga pendejas, al contrario, sin querer mandarme la parte te digo que tengo ka'avo con las yiyis, mas de una se me acerca medio directamente luego para ir a la cama, pero a casi todas las chuleo, pero en contrapartida katu si o sí le bajo una "manopleada" practicamente todos los días, me gustaría saber si qué opinión tenés del asunto, porque le conté a mi hermano mayor y demasíado grande me retó, incluso me dijo que el exceso de la masturbación me puede llegar a dejar ciego si jodo las pelotas. 

Respuesta

Te convertiste en un pajero vicioso, esa es tu problemática realidad, y debés hacer algo para superarlo, porque al final terminarás rechazando una relación sexual normal, lo cual es muy dañino para la personalidad. Ya que decís que tenés suerte con las mujeres, reprimí ese impulso adolescente de masturbarte constantemente y andá directo a los bifes, hacelo con una chica. La advertencia de tu hermano, eso de que te podés quedar ciego de tanta "manuela" no se ajusta a la realidad, pero de que tu vicio puede afectarte con más peligrosidad en otros aspectos, eso es real, y debés tomarlo seriamente.

Le quiero muchísimo a mi novio pero últimamente sus costumbres medio que me dejan pensando miles de cosas, resulta que él me insiste que deberíamos hacer una orgía con su amigo y la novia de éste, un intercambio de parejas, por poco no me pide de rodillas que acepte, que esa es su fantasía, pero yo no se si aceptar porque en una de esas no estoy segura si me está probando nomás, yo tengo una amiga que cayó en ese tema y al final su novio le sacaba constantemente en cara el hecho de haber pinchado con el otro, por eso es que dudo tanto.

Respuesta

El consejo es que no aceptes, porque existe muchísimos testimonios de mujeres que aceptaron el "juego" del intercambio de parejas, y al final tienen que el hombre se enoja terriblemente con ellas, practicamente calcado a lo que le pasó a tu amiga. Sucede que a la mayoría de los varones no les da el cuero de entrar en esa onda, pero en contrapartida quieren experimentar. El Resultado es que las relaciones terminan por romperse.

Publicado por Diario Popular el Mar

Foto: vagos.es

Informacion adicional

Publicado en Tendencia Sexual
Sábado, 13 de Agosto de 2011 17:50

Las técnicas más hot de masturbación femenina

¿No tienes a un chico que satisfaga tus necesidades más primitivas? No te preocupes, tú, tus dedos y un poco de imaginación pueden hacer maravillas. No dejes de disfrutar de los mejores orgasmos sólo porque no tienes pareja. En el siguiente artículo te presentamos las técnicas de masturbación más calientes. Toma nota.

 

En Pretenciosas siempre estamos preocupadas por tu bienestar, tanto físico, como mental y por qué no, también sexual. Aquí encontrarás una guía para convertirte en toda una experta de la masturbación femenina, para que vivas una experiencia súper hot cuando te apetezca.

La masturbación femenina ha dejado de ser un tema tabú, aunque aún existen algunas mujeres que se cohíben a la hora de hablar de ello. Basta ya de eso, es hora de que te despojes de los complejos, para comenzar a descubrir un mundo de placer y satisfacción sexual sin límites.

Juega con tus dedos

Tus dedos son protagonistas en la masturbación. Comienza pasando los dedos suavemente por la vulva y el clítoris, luego de lubricarlos con tu propia saliva o si prefieres, con un gel lubricante. Deslízalos por la zona genital con movimientos circulares y suaves, que suelen ser los más excitantes. El ritmo y la presión que mantengas con tus caricias dependerá de tus gustos y preferencias, lo único importante es no detenerte hasta alcanzar el orgasmo.

Juguetes para el clítoris

El siguiente invitado a la hora de satisfacerte a ti misma es el clítoris. La estimulación de este punto ultra erógeno, puedes hacerlo con tus propios dedos o bien, con vibradores especialmente diseñados para entregar placer a través de la estimulación del clítoris. Si decides hacerlo con tus dedos, debes lubricarlos previamente, para luego comenzar acariciándolo muy suavemente al principio, ya que el clítoris es un órgano muy sensible, que puede generar molestias en lugar de placer si no se acaricia con cuidado. Cuando te sientas más excitada, comienza a aumentar el ritmo y la presión lentamente.

El punto G

El otro gran protagonista de la masturbación femenina, es el punto G, este gran desconocido pero a la vez, increíble punto de placer. Por si no lo sabías, tú misma puedes estimular tu punto G a través de la masturbación. Una vez que lo encuentras tienes garantizado un placer del séptimo cielo. Pero he aquí la gran pregunta ¿cómo lo encuentro? El punto G se encuentra ubicado en una zona muy rica en terminaciones nerviosas, lo cual hace que sea altamente sensible a la estimulación. Para llegar a él, introduce tus dedos índice y medio en tu vagina y haz el gesto de "ven aquí".

Pero si eres algo más atrevida, también puedes utilizar un vibrador. Los hay especiales para alcanzar el punto G. Se caracterizan por ser curvos, ya que así logran acariciar esta explosiva zona erógena femenina.

Informacion adicional

Publicado en Tendencia Sexual