Sábado, Noviembre 18, 2017
Noticias Tendencia Sexual Cómo saber si usted practica el “sexo vainilla”
Viernes, 10 de Febrero de 2012 15:07

Cómo saber si usted practica el “sexo vainilla”

por  Luca
 
Vota este articulo
(0 votos)

La vainilla es rica pero tiene un gusto suave y, cuando no está en su vaina, es bastante incolora. De esa forma han definido al sexo cuando no se sale de los horarios y las posiciones tradicionales. A continuación una pequeña y humilde guía para tomar cartas en el asunto cuando el sexo está un poco fome.

Empecemos con un clásico de Woody Allen:

-¿Piensa usted que el sexo es sucio?

-Solamente cuando está bien hecho.

Sin llegar a las obsesiones de este director de cine -que se casó con la hijastra de su mujer- es cierto que muchos tienen asumido un componente sabrosón-tirando-a-cochinón en el sexo, para considerarlo divertido.

Pero ¿Qué pasa cuando el sexo es fome? Más aún: ¿Cómo saber que el sexo que uno mismo practica es aburrido? Más allá de la respuesta más obvia, que sería algo así como “porque no lo estoy disfrutando”, hay ciertos patrones para darse cuenta de cuándo la chispa no es la de antes o cuando, de frentón, siempre se ha practicado lo que los gringos llaman “Vanilla sex”.
NO A “HACER LAS TAREAS”

El sexólogo Christian Thomas dice que detrás de la expresión “hacer las tareas” -muy arraigada en el habla chilena- hay una carga nefasta, ya que en ella se ve el sexo como un “deber” con el cual cumplir, antes que una instancia de goce o de expresión de afecto.

Si bien en su acepción gringa el “Vanilla sex” se trata del sexo más convencional, con la clásica posición de “misionero” como gris caballito de batalla, el doctor Thomas aporta a continuación algunos puntos para plantearse el tema en casa.

-La misma hora, el mismo lugar: El sexo pasa a ser aburrido cuando mantiene una rigidez, ya sea en la posición o en los horarios. Al programar metódicamente las relaciones los viernes en la noche porque los niños salen o los sábados en la mañana porque los niños se levantan más tarde, por ejemplo, el sexo pierde una de las características fundamentales, que es lo lúdico, la improvisación, lo espontáneo, entonces se transforma en un sexo fome.

-Fantasilandia: La sexualidad está llena de fantasías, está plena de un imaginario erótico. Y es fundamental que la pareja, creativamente, fomente este imaginario erótico. Un día se pueden prender velitas e incienso y al otro días una sunga atigrada, un baby doll o un disfraz de policía.

-Sexo oral: Como en muchas otras áreas, la comunicación en el sexo es fundamental. Las parejas tienen el deber de conversar de estos temas y ser capaces de contar, en la intimidad de la relación, sus fantasías.

-A la chilena: En general la sexualidad en Chile es una sexualidad monótona y aburrida al interior de las parejas. Eso se puede ver en los índices de infidelidad, que en el país están entre los más altos de Latinoamérica. Cuando no puedes cumplir tus fantasías en casa, buscas en otro lugar.

-Sácate la máscara: Hay muchas parejas maduras que, por convenciones de su época, han construido una fachada, que han terminado llevando al campo de lo íntimo, manteniéndola incluso después de 20 o 30 años de matrimonio. La idea es mostrar lo que somos. Tal vez en la vida pública nos mostramos distintos, pero si hemos construido una pareja sana hay que quitarse las máscaras en el espacio íntimo.

-Jóvenes: Las parejas más jóvenes están aprendiendo a llevar la espontaneidad a una relación de pareja. Cómo poner lo lúdico al lado de lo formal. Eso es un aprendizaje. Los jóvenes han tenido la posibilidad de tener amantes, amigos con ventaja y las parejas mayores de 40 años no tuvieron esa posibilidad.

-Ojo con el porno repetitivo: Una pareja puede tener un repertorio porno, lleno de acrobacias. Pero si es, efectivamente un repertorio, se cae inevitablemente en la reiteración y la monotonía.

-Atrévete te te: Una sexualidad sana es donde al interior de la pareja puedo volcar mi creatividad, mis fantasías, mis experiencias anteriores e incluso mi agresividad, pero todo esto en un marco amoroso. Incluso aspectos homoeróticos, sin que esto sea catalogable de homosexualidad o lesbianismo. Un hombre puede ser tocado, penetrado. Las parejas, siendo adultas, deben estar abiertas a todo tipo de experiencias.

Informacion adicional

Ultima modificacion el Martes, 07 de Febrero de 2012 15:10
Login to post comments