Domingo, Septiembre 24, 2017
Noticias Tendencia Sexual Los Gigolós, Acompañantes Para Mujeres
Lunes, 06 de Junio de 2011 17:05

Los Gigolós, Acompañantes Para Mujeres

por  NoSoyVirgen
 
Vota este articulo
(1 Voto)

Ser mantenido por una mujer es para algunos hombres la perfecta solución para sus problemas económicos, emocionales e incluso sexuales. Echemos un vistazo a los diferentes tipos de hombres que se hacen gigolós y las diferentes razones por las que optan por el "amor" como medio de vida.

Un gigoló se puede catalogar como el acompañante para bailar, el amigo o confidente, o simplemente un hombre dedicado a la acompañamiento sexual debido a su atractiva apariencia física y buenos modales.

También puede ser el hombre bronceado que se la pasa en la playa y que en época de vacaciones tiene una serie de "romances" que le proporcionan un beneficio económico.

El gigoló ofrece una serie de "valores agregados" a diferencia de las mujeres, por ejemplo, él estudia y llega a conocer los gustos de su "patrona", pasa un tiempo considerable con ella, la acompaña a sus reuniones sociales y la trata con delicadeza. El gigoló nunca pide dinero directamente sino que manifiesta que necesita algo, inmediatamente ella capta la señal y le hace regalos o lo sorprende con un cheque. Ambos participan de éste juego y evitan arruinarlo haciendo obvio el hecho de que se intercambian favores por dinero.

El gigoló que busca dinero.

Este tipo de gigoló tiene muy claro por qué lo hace, se vende a la mejor postora, sabe como agradarla y satisfacerla. Es el más efectivo pero el más frío, no experimenta amor ni deseo. Si no se siente atraído por la mujer, simplemente piensa en lo que va a obtener a cambio y asunto resuelto. Por estas razones su atractivo desaparece rápidamente. Posiblemente cuando "descansa" entre dos "empleos" y desea entretenimiento, puede involucrarse en un verdadero "affair" o romance pero es muy remota la posibilidad de que renuncie a sus actividades para siempre.

El que busca el lujo.

Este gigoló es menos calculador y no tan frío. Es posible que haya crecido en medio de comodidades y que no sea capaz de mantener ese estilo de vida o que haya adquirido gusto por el lujo pero comprende que no lo puede obtener con un trabajo convencional. Puede que carezca de pasión pero su paciencia es ilimitada y esto agrada mucho a las mujeres. Este tipo de relación puede durar mientras ambos tengan las mismas necesidades. El gigoló consigue el tipo de vida deseado y la mujer se siente emocional y físicamente satisfecha.

Pero no siempre las cosas funcionan a las mil maravillas, es posible que el gigoló se aproveche de la situación para obtener mas dinero, o puede humillar a la mujer en la intimidad mostrándole que él es mas fuerte para enmascarar la sensación de ser "poseído" por su cartera.

El que busca seguridad.

Existen los hombres que dán la sensación de seguridad pero piensan que las mujeres de su edad critican mucho o son muy exigentes emocional y sexualmente, por esta razón buscan una relación de base comercial con una mujer mayor, pues su afecto excento de críticas y admiración casi maternal, lo convierten en un amante cariñoso y apasionado, y le excita y le compensa proporcionar placer a su compañera.

El chico de la playa.

Las vacaciones son la ocasión perfecta para un gigoló, pues una mujer que normalmente no consideraría el hecho de "invertir" en algo así, se deja tentar por los encantos inmediatos de un gigoló playero y acceden a un romance fugaz y apasionado para alegrar su estadía. Algunas mujeres cierran los ojos ante la realidad de que son ellas las que pagan todo para no opacar el recuerdo de un excitante romance de verano, otras lo aceptan abiertamente y pagan encantadas su tiempo y energía.

¿Qué gana la mujer?

Las mujeres que pagan por un gigoló son mujeres mayores que no pueden atraer un amante sin hacer uso de su dinero pero para ellas es dinero bien gastado. Estas mujeres desean algo más que sexo, desean sentir las atenciones de un enamorado, desean ser cuidadas y atendidas con consideración. Para ellas estar con un hombre mas jóven da un impulso a su vida, se demuestra a ella misma y a los demás que todavía siente atracción por el sexo opuesto y que ella también resulta atractiva para éste.

Antiguamente el gigoló se aprovechaba de la mujer porque sabía que a ella le aterraba la idea de perderlo, pero con el tiempo y la independencia económica, la mujer ha cambiado su conducta, es mas consciente de su sexualidad y el gigoló ha tenido que adaptarse a estos cambios porque de lo contrario corre el riesgo de ser reemplazado por un hombre más afectuoso y que aprecie el verdadero valor de las mujeres.

Fuente: Aquí

Informacion adicional

Galeria imagenes

Login to post comments