Martes, Septiembre 26, 2017
Noticias Tendencia Sexual Llega el porno de Mao
Miércoles, 27 de Julio de 2011 13:51

Llega el porno de Mao

por  NoSoyVirgen
 
Vota este articulo
(1 Voto)

No contentos con vendernos espárragos de Navarra envasados en Shangai, granito de Porriño made in China y hasta tabaco de contrabando, los chinos amenazan con monopolizar ahora el mercado de la pornografía en el cine. Tanto es así que una película con el inequívoco título de "Sexo y zen: éxtasis extremo", está arrasando estos días en las taquillas de Hong Kong, donde ya ha superado en número de espectadores a éxitos de masas como "Avatar".

Cuentan los asombrados cronistas que los chinos hacen disciplinadas y kilométricas colas para ver un filme que, a mayores, ofrece el atractivo de su rodaje en 3–D. No es asunto menor. El formato tridimensional da un efecto de profundidad muy apropiado para un guión que se basa en las penetraciones de cierto miembro en las cavidades de la otra parte contratante del reparto.

El resto es un asunto de orden más bien convencional. De hecho, la actual peregrinación de los chinos a los cines de la liberal Hong Kong recuerda a aquella otra que los españoles emprendían hace casi cuarenta años a la ciudad francesa de Perpiñán para ver "Emmanuelle", "El último tango en París" y otras cintas prohibidas por el pudibundo régimen de Franco. Es natural. Menos distintos de lo que pudiera desprenderse de sus ideologías, Franco y Mao crearon dictaduras igualmente remilgadas en lo tocante al sexo. El puritanismo no deja de ser un rasgo común a todas las tiranías que, ya comunistas, ya fascistas, coincidieron muy a menudo en tipificar como delito de atentado a la decencia cualquier escote o falda más descocados de lo que exigen las buenas costumbres.

Lo curioso del asunto es que, a diferencia del pacato Generalísimo, el Gran Timonel Mao Tse Tung gozaba amplia y al parecer merecida fama de lujurioso. Uno de sus médicos llegó a calificarlo de maniaco sexual: y tal fuese algo más que una mera impresión clínica.

Como un rey cualquiera –pongamos por caso el español Alfonso XIII–, el caudillo que patroneó durante décadas la actual China sentía debilidad por las actrices y las coristas. No obstante, su territorio de caza era mucho más dilatado e incluía a cualquier adolescente que estuviese de buen ver. Mao profesaba, al parecer, la vieja creencia china según la cual los tratos carnales con chicas ayudan a regenerar la sangre y dilatar la vida mediante la absorción de su energía juvenil. Convencido de que una buena dieta a base de vírgenes tiene beneficiosos efectos sobre la reducción del colesterol, Mao disponía de una completa brigada de alcahuetes que recorrían los confines del imperio a la búsqueda de sangre joven –y virgen– con la que abastecer su cama.

No llegó a tanto nuestro monarca Alfonso XIII, que se limitaba a reclutar sus conquistas en teatros y espectáculos de variedades. A lo sumo, el rey que trajo la República dio lustre a su fama de erotómano con una colección de películas pornográficas que eran toda una rareza en su época. Nada que ver con la desaforada entrega de Mao a los placeres de sexo; por más que en materia de lascivia no haya grandes diferencias entre los hábitos de las monarquías y los de las repúblicas populares.

Infelizmente, Mao no quería predicar con el ejemplo. Bien al contrario, prohibió cualquier forma de pornografía, tarea en la que siguen empleándose hoy a fondo sus herederos, preocupados por la invasión de muslos, pechugas y pitos que el corrupto Occidente infiltra en China por medio de Internet.

Todo eso podría cambiar ahora si el éxito de "Sexo y zen: éxtasis extremo" convence a los dirigentes chinos de las enormes posibilidades de negocio que ofrece la pornografía para aumentar los ya crecidos ingresos del régimen maoísta. Después de expropiarnos el granito de Porriño y el rubio de batea, sólo faltaba que acaparasen también el mercado mundial del porno. Se conoce que su aparato (de producción) es más grande de lo que se murmuraba por ahí.

Anxel Vence

Informacion adicional

Login to post comments