Domingo, Febrero 18, 2018
Noticias Tendencia Sexual Mostrando articulos por etiqueta: cuernos
Viernes, 25 de Noviembre de 2011 15:32

¿Soñar con la infidelidad, es engañar?

Los sueños sobre relaciones infieles están omnipresentes en nuestro paisaje onírico. Gleeden.com, que se autodefine como el sitio de encuentros extraconyugales, ha realizado una llamada a uno de sus expertos con el fin de saber más sobre la temática del erotismo y la infidelidad en los sueños. El siguiente textofacilitado por de Gleeden.com describe el estudio realizado por Tristan Frédéric Moir, psicoanalista, psicoterapeuta y especialista de los sueños:

La infidelidad en los sueños

El sueño es una salida para nuestros deseos más íntimos, los más reprimidos o los más insensatos. Estos se concretizan y se transforman en imágenes sorprendentes, sensuales e intensas. En una dimensión más amplia, los sueños hacen referencia a relaciones sexuales que nos abren ante nuestra sensualidad, la imaginación erótica y la posibilidad de liberar nuestras cohibiciones. En ocasiones el rol de madre y esposa no permite alimentar el lado más libertino de la mujer y es la faceta de mujer creativa y profunda la que da la vía de escape a los instintos que se plasman en sueños eróticos. Aquí, la pareja no necesariamente sería su marido, sino otro hombre – o dos – o una mujer, o ambos.

En la pareja, el cansancio, la monotonía, el trabajo o los niños a menudo impiden la creación de un clima erótico y distancian esta situación entre el hombre y la mujer. La sensualidad puede, por tanto, estar siendo estropeada por demasiada monotonía. El recurso de las imágenes oníricas prohibidas es, en este momento, el salvador de cara a la frustración, sobre todo si el rigor moral prohíbe formalmente toda transgresión. La falta de placer se puede resolver en los sueños, con un clima apasionado, con amor y con escenas eróticas. Estas escenas forman imágenes oníricas con alto contenido carnal, con participantes de lo más insólitos. La imaginación femenina se puede explayar hasta el infinito durante el sueño.

Por otro lado, el hombre, menos imaginativo, pero más dado a la poligamia, reclama más la visión de la mujer. Forma parte de su naturaleza, pero también por un contexto en el que él erotiza mucho la imagen femenina. El hombre reaccionará a todos estos estímulos visuales exteriores a los cuales normalmente difícilmente puede responder. La energía mental, por tanto estimulada y la imaginación erótica generan la necesidad de una salida hacia un lugar de realización. En el sueño se autoriza entonces el sexo oral u otras prácticas que podrían considerarse "prohibidas" con la pareja legal.

Si la mujer no necesita poner una cara familiar en el hombre de sus fantasías, el hombre necesita identificar mas el rostro de su pareja onírica. La elección de los protagonistas es entonces a menudo el mismo: la vecina, la sonriente mujer del supermercado o la mejor amiga de la esposa.

Es mucho más frecuente soñar con relaciones infieles que con la relación legítima. El sueño erótico no tiene límites. Cuenta con todas las posibilidades, todas las configuraciones imaginables, sin importar la edad, el sexo o el rendimiento. El único defecto importante en el sueño erótico es que a menudo se detiene demasiado pronto para nuestro gusto cuando quisiéramos perpetuar las imágenes. A veces deja la sensación de nostalgia, en la mañana, especialmente si al mismo tiempo la sensación de amor y erotismo eran fuertes.

La infidelidad, sorprendente y peligrosa

Muchos de entre nosotros hemos tenido sueños sorprendentes y molestos: encontrarse entre los brazos de una persona que no se aprecia demasiado en la realidad. El ejemplo más frecuente es con un colega de trabajo. Durante este sueño, nos sorprendemos de la complicidad y de la intimidad que nos unen, ya que en la realidad no nos sentimos atraídos por esta persona. A veces, incluso nos irrita un poco. Significa que hemos reconocido sus defectos y cualidades, que son personales. Esta sensación la sentimos con esta persona. Corresponde a una faceta importante de nuestra personalidad la cual censurábamos, donde a veces el sentimiento de antipatía, es un sentimiento que se transforma en amor en el sueño. Estos sueños pueden cambiar nuestra forma de pensar ya que al despertar seguimos manteniendo el mismo pensamiento y cuando nos encontramos con la persona en cuestión, nuestro punto de vista sigue siendo diferente. Estamos casi convencidos de que hemos compartido un momento con esta persona, mientras que ella ignora este sueño.

¿Quiénes son estas personas infieles?

Ya más de 1 000 000 de miembros

Los inscritos tienen una media de edad entre los 30 y 50 años

El 37% son mujeres que buscan un momento de seducción

El 63% son hombres casados

El 91% de los inscritos son personas casadas o en pareja

El 9% son solteros, a menudo separados o divorciados

El 11% busca relaciones homosexuales o bisexuales

¿Lo que ellas quieren?... ¡Gleeden lo sabe!

Gleeden.com que se autoddefine como el primer sitio de encuentros extraconyugales pensado por mujeres, se pregunta: ¿Significa esto el fin de un tabú? Desde el comienzo de la aventura, Teddy y Ravy Truchot, cofundadores del sitio, decidieron ceder las riendas de la plataforma a un grupo de mujeres. Desde los equipos de marketing y comunicación hasta los equipos editoriales, pasando por el equipo de diseño; las mujeres llevan la batuta. También rodeados por un círculo de expertos, escritores, sociólogos y psicólogos, que hacen una reflexión sobre la libertad en la pareja.

Gleeden es un sitio web editado por la Sociedad Americana Blackdivine LLC.

es.gleeden.com

¿Soñar con la infidelidad, es engañar?

Epifanio Blanco

Informacion adicional

Publicado en Salud Sexual
Viernes, 26 de Agosto de 2011 09:28

¿Cómo saber si tu pareja te es infiel?

La "personalidad sexual", es la que se encarga de definir si una persona puede engañar a su conyugue sexual.

 

Que si es la frustración o la genética, que si es una hormona o es un desliz que se hace a cabalidad con toda conciencia. Todo para saber si ellas y ellos pueden o no ser infieles. Ahora resulta que la personalidad sexual es la que define si podemos o no serlo. El caso es que versiones hay muchas y estudios también. Al final, este tema escabroso y espinoso sigue sin gustarnos cuando ocurre y levantando ámpulas.

Se dice que la química, la comunicación y la compatibilidad son los principales recursos de una pareja para que perdure. Pero a eso podemos agregar ahora la "personalidad sexual". Un nuevo estudio del famoso Instituto Kinsey relata que las causas por las que engañamos son muy distintas en hombres y mujeres.

Y aquí ojo con los resultados, que de verdad me parecen sorprendentes, dignos de ser tomados en cuenta y aprenderse casi de memoria: los hombres que se excitan fácilmente (es decir aquellos que en un dos por tres saludan a la bandera) o aquellos que son muy ansiosos con su práctica sexual, son más propensos a ser infieles. Su satisfacción sexual (en su relación monógama) fue irrelevante, es decir, ellos engañaban incluso si su vida sexual era buena o no.

Por el lado contrario, para las mujeres la felicidad en su relación y su vida sexual fueron primordiales para engañar o quedarse en una relación monógama, es decir, las que se sentían sexualmente insatisfechas con su pareja, son más propensas a ser infieles.

Es eso lo que llaman la "personalidad sexual", es decir, qué tan fácil un hombre o una mujer puede caer en ciertos vicios. Antes importaba si eras casado, soltero, el grupo de amigos que te rodeaban, estudios, religión y hasta la carrera profesional. Ahora, gracias a nuestro respetable Kinsey sabemos que la "personalidad sexual" se trata de qué tan sensible y excitable es la gente para detenerse ante la tentación (medir los riesgos y peligros) o caer redondito en ella.

Los hombres y mujeres que se emocionan fácilmente tienen altos niveles de excitación sexual, pero muchos de ellos pueden "apagarse", por ejemplo, ante eventualidad como: suena el teléfono, pensar en la lista del supermercado, las cosas por hacer mañana, etc.

Los que son inhibidos sexualmente (que no se excitan tan fácilmente) son propensos, por otro lado, a ser agresivos sexualmente e incluso a cometer violaciones.

Para la mujer, ya lo sabemos, es básico: una mujer que no se siente feliz en su relación o sexualmente atendida será infiel a la primera de cambio. Pero ellas siguen buscando incluso en esas relaciones furtivas y efímeras tener un buen acoplamiento sexual (si sus amantes no quieren el sexo que ellas desean o en la frecuencia que ellas quieren los dejarán también).

En los hombres es diferente, pues en ellos ninguno de estos puntos es importante tanto como sus propios rasgos de "personalidad sexual". Se puede ser feliz y satisfecho sexualmente en una relación y todavía decir que ha engañado. La propensión a la excitación sexual en los hombres es importante. En los hombres, más que las mujeres, que encienden sus motores más rápidamente son más orillados ser infieles.

Recuerdo haber leído hace poco tiempo, un estudio realizado por la UNAM que decía que en el caso de las mujeres, hay seis argumentos sobre la infidelidad: problema de comunicación con la pareja, insatisfacción sexual, falta de amor, características personales de otros hombres, dinero y, finalmente, "el desquite ante una infidelidad previa de la pareja".

Así que chicos, ya lo saben, si quieren mantener fiel a su pareja sólo necesitan atenderla sexualmente, no haberle sido infiel antes y darle felicidad en su relación de pareja. Para ellas la recomendación sería: "el que tiene tienda que la atienda". Si no los cuidas, recuerda, los hombres son como los trapos de cocina: llega la vecina y se los lleva...

¿Y ustedes qué tipo de personalidad sexual tienen?

¿Cuáles son sus estrategias para mantener a su hombre o mujer fiel?

Sígueme en Twitter

Por: Nina

Nina

¿Qué por qué escribo un blog? ¿Un diario de sexo? Por azar, tal vez. Por coincidencia. Por simple accidente fortuito. Porque un día me encontré con el erotismo y la escritura, desde muy pequeña, y desde entonces no pude separarme de ambos.

Soy treintañera, producto de una historia de amor setentera en la que mi madre tenía una cintura envidiable, el cabello largo y negro, y usaba un vestido rojo cuando conoció a mi padre, que era el más guapo de los alrededores y poseedor de un entonces deportivo y lustroso Maverick azul del año.

Vestido rojo + Maverick azul = Nina. Así es que nací yo. Quizá es que por ello, fijarme, en los detalles, en los colores, en las cosas, desde pequeña, me haya convertido sin desearlo conscientemente en fetichista. Terriblemente perfeccionista. Al hartazgo, a veces insoportable.

Informacion adicional

Publicado en Tendencia Sexual

Betina se casó con el amor de su vida, pese a que días antes él le dijo que le falló muy grande en su despedida de soltero. La chica, que entendió enseguida que él quería hacerle una confesión desagradable, le pidió algo: le dijo que después de la boda le haga esa confesión, porque sea lo que sea, ella no iba a impedir que una cabezudeada de una despedida de soltero eche a perder su relación. Se casaron y la chica terminó descubriendo de la peor manera, lo que él quiso contarle...

Cuerpo:

Betina tiene 35 años, es contadora y trabaja en un supermercado: "Mis padres y hermanos viven en Pilar, yo vine hace 10 años con mi hermano mayor, porque él quería estudiar para ser policía. Allá estudié, pero mi sueño siempre fue estudiar en Asunción, no en el interior; así que ni bien llegué empecé de nuevo hasta conseguir mi título de la Nacional; eso me ayudó mucho a la hora de encontrar trabajo".

Betina dice que todos los fines de semana y vacaciones de su vida los pasó con sus padres en el interior, y que hace tres años, cuando se puso de novia con Roberto, lo llevó para que lo conozcan. "El también es contador y trabajó conmigo en el supermercado; ahí nos conocimos, me invitó a salir, nos gustamos, y le tuve detrás mío más de dos meses antes de aceptarle nada. A mí me encantó, porque es churro, amoroso, muy atento conmigo, y sé que muchas se quedaron desilusionadas cuando él se fijó en mí", asegura.

Roberto es menor que Betina (tiene 32 años), por eso ella se apuraba en casarse: "Hay demasiadas locas que por un hombre son capaces de todo. Aunque ya tenía mi edad cuando nos conocimos yo era virgen, y él sabe eso y sabe que una mujer que es de un solo hombre hoy ya no se consigue".

Betina dice que una de las pocas cosas que odia de Roberto son los amigos que tiene. "El es de nivel medio, pero entró en un colegio de nenitos ricos y sus amigos son muy sobradores. A mí siempre me trataron bien, nunca tuvimos problemas, porque yo soy una profesional, tengo un título y mi novel de vida jamás diría que vengo de una familia humilde, pero yo sé que todos tienen novia oficial y hacen reuniones donde no les llevan a ellas sino a cualquieritas que se consiguen por las discos".

Roberto llegó a cortar su noviazgo con Betina por culpa de esos amigos. "Yo le di a elegir entre ellos y yo y me equivoqué, porque a un hombre no le podés tocar los amigos que tiene, y él me dijo que me adoraba, pero que creció con sus amigos y si yo no entendía y respetaba eso, que lastimosamente no podía estar conmigo. Le tuve que rogar después para volver, y nunca más tocamos ese tema".

Cuando Roberto tenía reunión "con los muchachos", Betina ya no decía nada. "Me molestaba, pero qué podía hacer, si yo le acepté así. El me dijo que no tenía de qué preocuparme, porque aunque hayan mujeres en esas reuniones no quiere decir que él se va a ir a meter con ellas. Confié en él y nunca sospeché nada, hasta que vino el tema de la despedida de soltero. Yo no tenía confianza con sus amigos como para pedirles que le cuiden a mi novio, pero a Roberto le dije que no se meta en pavadas".

Para la despedida de Betina la única novedad fue que aparte de sus compañeras de trabajo y ex compañeras de facultad, una prima llamada Romina vino del interior. "Ella tiene 17 años, es hija del hermano de mi papá y aprovechó mi despedida para que le manden, ya que hace rato quiso venir; fue como su regalo de cumpleaños. Ella es muy guapa y amorosa, y yo en cambio soy más fría, pero como siempre que fui a mi casa en Pilar, ella se portaba muy bien; entonces acepté que viniera, que esté en casa hasta el día del casamiento y que luego, aprovechando que iban a venir mis parientes, ella vuelva con ellos, con sus padres y eso. Andábamos de arriba para abajo juntas, porque personalmente estaba viendo los detalles, pero la verdad no quise que vaya a mi despedida de soltera, porque no tenía todavía los 18 y la joda iba a ser en un motel, de noche y no íbamos a hacer nada, pero era una responsabilidad para mí, siendo que era menor; famoso las chicas te dan de tomar y eso no quería que ella haga".

Betina le dijo a su prima que prefería que no vaya a su despedida, y su prima se enojó. "Mi despedida de soltera fue un viernes a la noche y la despedida de mi novio un sábado. El iba a viajar con sus amigos al interior, a la quinta de un amigo; como yo no iba a estar de noche, él ya vino temprano a despedirse. Cuando vino a despedirse de mí me encontró en medio del enojo. Fuimos a almorzar juntos y cuando volví a casa me encontré con la noticia".

La prima de Betina se fue y le dejó una carta agradeciéndole por haberla atendido: "Yo llamé a su casa y avisé, les dije lo que había pasado y quedaron en avisarme ni bien llegaba allá. Mi novio se enojó y me dijo que era una bruja, que no me costaba nada llevarla si mi despedida iba a ser tan inocente como le dije; me pichó que dudara de mí y que no me apoye. Yo quise que él suspenda su viaje y se quede a consolarme, pero por supuesto que no me hizo caso. El lunes le llamé y no me atendió, y su mamá me dijo que no volvió todavía del interior. Me sorprendió, porque yo sabía que sus amigos ya estaban en Asunción".

El martes volvió Roberto, pero recién se comunicó con Betina a la tarde. "Te extrañé mi amor, le dije, y él me dijo que estaba cansado, que íbamos a hablar más tarde. Yo me di cuenta de que algo le pasaba, pero lo único que ya quería es que llegue el día de nuestro casamiento. Al día siguiente me llamó a decirme que me falló, que quería hablar conmigo, y yo le dije que lo iba a escuchar todo lo que quería después del matrimonio, pero que no quería que me dañe el día más importante de mi vida; le dije que me deje ser una novia feliz".

Betina dice que estaba preocupada por "eso" que su novio quería contarle y ella no le dejaba. "Tenía miedo de que él suspenda nuestra boda, por eso no dejé que me cuente nada. Nos casamos el sábado de mañana sin que yo le haya visto prácticamente esa semana, y le noté diferente, parecía preocupado. Hubo un asado y baile que duró hasta la madrugada, y a al día siguiente nos fuimos a nuestra luna de miel en Misiones, llegamos a la tardecita ya".

Ahí vino la primera decepción. "No hicimos el amor. Fue muy triste, porque era nuestra primera noche solos, pero él se descompuso, vomitó y no salía del baño, y yo tuve que ir a pedir que le hagan un té. El día siguiente se pasó durmiendo y yo me paseaba sola por el lugar, anduve a caballo, comí sola, paseé, increíble fue. A la noche se sintió mejor y me dijo que prefería que volvamos porque teníamos que terminar la mudanza al departamento que mis suegros nos regalaron; era evidente que no estaba a gusto, así que preferí darle el gusto".

"El estaba borracho, pero igual me dolió lo que hizo"

Betina dice que del tema "despedida de soltero" no hablaron más: "yo tenía un mes de vacaciones, usé la primera semana para terminar mis preparativos, la segunda para organizar el departamento, pero como tampoco me sentía tan cómoda todo el día sola porque mi marido solo pidió "unos días", opté por volver al trabajo antes. Ese día que volví a mi trabajo me conecté a las redes sociales y allí encontré el mensaje de una amiga, en realidad es la novia de uno de los amigos de mi marido que me conoce, y me pedía que le llame. Le llamé y me dice que vio un video que filmaron en la despedida de soltero de Roberto, y que si yo quiero me da una copia porque hay algo ahí que a lo mejor me interesa. Me dijo que me prepare, porque es muy fuerte".

A la una hora de esa conversación Betina ya tuvo el video en sus manos: "Me fui al trabajo de la chica, ella tenía en su celular y me pasó al mío. No me animé ver allí, le agredecí y volví a mi trabajo, me encerré y empecé a ver. De entrada eran pavadas lo que se veía pero después había una chica bailando sobre una mesita, y me fijé bien y le reconocí a mi prima, la de 17 años. Era ella, y estaba bailando en ropa interior hasta que se sacó el corpiño y después lo de abajo y se quedó totalmente en bola".

Betina comenzó a temblar: "apague el video y pensé lo peor, después opté por bajar a mi computadora el video para ver la imagen más grande y asegurarme. Era definitivamente ella, de repente se ve a los amigos de Roberto estirandole a él, desvistiendole y hacercandole a ella, la peliícula era una verdadera triple X, de todo hubo, ella con mi marido, ella con los amigos de él, de todo y enfrente de todos".

Betina apagó el video y luego lo borró de su computadora y de su celular: "se notaba que Roberto estaba borracho, eso yo vi demasiado bien, pero igual me dolió lo que hizo porque él sabía que mi prima era menor y sobre todo que "era mi prima". Al comienzo me callé pero después le dije que vi el video y él no me negó nada, solo me dijo que estaba demasiado borracho. Que su error fue aceptar que su amigo quiera llevarla a ella gua'u a su casa. Hablamos mucho y yo le perdoné, pero hace una semana mi prima salió con la historia de que está embarazada de Roberto. Yo no sé qué hacer, no sé cómo resolver ésto, por de pronto ya hablé con sus padres y les dije lo que ella hizo, le dije la verdad y que mi marido estaba dispuesto a hacerse una prueba de paternidad. La verdad lo único que sé es que no voy a perder a Roberto por una cualquierita, aunque esa cualquierita sea parte de mi familia. Sufro mucho, pero sé que un día esto va a pasar y voy a ser feliz", termina diciendo la mujer.

Foto: http://www.chilango.com

Publicado por Diario Popular

Informacion adicional

Publicado en Tendencia Sexual